urgencias-abogados

telefonos-de-abogados

presupuesto-de-abogado

alta-de-abogados-en-quieroabogado-2014Quiero Abogado

Quiero Abogado

Abogados-Consultas-Gratuita

hablar-reunir-con-abogado

Regímenes Económico Matrimoniales

Debemos partir de un principio fundamental del nuestro Código civil, como es el de la autonomía de la voluntad de las partes. Si bien es cierto  que este principio tiene sus limitaciones obvias en los regímenes económico matrimoniales, debemos expresar que, a parte de los tres regímenes conocidos, podríamos crear nuestro propio régimen económico matrimonial.

 

Por tanto, mediante capitulaciones matrimoniales, los cónyuges pueden gestionar su patrimonio y, a grandes rasgos, su régimen económico matrimonial. Si bien es cierto que generalmente los cónyuges no suelen modificar el régimen económico matrimonial que, por legislación aplicable donde contraigan matrimonio, sea el apicable. Por hablar del caso más aplicable, el del  Código civil, debemos indicar que el régimen económico matrimonial que se aplica por defecto es el de gananciales; teniendo la posiblidad de, mediante capitulaciones, de modificar dicho régimen y aplicar un régimen de separación de bienes, de participación en las ganancias o el que libremente acuerden los cónyuges (con las limitaciones dispositivas y de derechos fundamentales que obviamente serían aplicables).

 

Los regímenes económico matrimoniales, cobran importancia en el momento que se produce la separación o disolución del matrimonio. Debemos expresar que durante el matrimonio, en un contexto de confianza y de sintonía matrimonial, el régimen económico matrimonial no tiene importancia, ya que los hábitos de gasto y de gestión patrimoniales se realizarán por los cónyuges con independencia del régimen económico matrimonial que regule su matrimonio.

 

Es obvio que en el día a día de un matrimonio, se actúa de acuerdo a los principios que ambos cónyuges se acuerden; esto significa que por estar regulados, por ejemplo, por un régimen de separación de bienes no significa que luego los cónyuges no compartan todo; y viceversa, que durante el matrimonio no se comparta nada aunque se esté bajo un régimen económico matrimonial de gananciales. 

 

La cuestión cambia cuando la sintonía   se acaba y se inician los procesos de divorcio o separación. En esos momentos entre los cónyuges, es habitual, se produce un distinto proyecto de vida y, por tanto, un distinta gestión patrimonial. En ese instante, en el que se acerca el balance patrimonial y económico del matrimonio, es cuando el régimen económico matrimonial cobra importancia.

 

Conocer tu régimen económico matrimonial te permite conocer tus derechos y deberes frente a tu cónyuge. Y lo más importante, se podrá objetivar el procedimiento, de cara a evitar que las cuestiones personales nos hagan perder la perspectiva. Conocer muy bien qué derechos nos amparan es muy importante; a parte de conocer las limitaciones probatorias que todo este tipo de procesos conllevan, sobre todo en el caso de matrimonios de larga duración.

 

En los siguientes apartados entraremos en profundidad en todos los regímenes económico matrimoniales; principalmente en el de separación de bienes y sociedad de gananciales, que son los más utilizados en nuestro País y, en muchas cuestiones, los más opuestos.

Pedro Tabárez López - Telf. 91.530.96.95

Pedro Tabárez López - Telf. 91.530.96.95

Experto en Liquidación de la Sociedad de Gananciales

Ver Perfil Profesional

Estás Aquí: Regímenes Económico Matrimoniales

 

           QuieroAbogado en

             Redes Sociales

 Google +

Google+

  

Twitter

Twitter

   

Facebook

Facebook

   

alta-de-abogados-en-quieroabogado

Más de 200 Abogados Colaboradores

                ¡Síguenos!                      Altas limitadas a 500 letrados