urgencias-abogados

telefonos-de-abogados

presupuesto-de-abogado

alta-de-abogados-en-quieroabogado-2014Quiero Abogado

Quiero Abogado

Abogados-Consultas-Gratuita

hablar-reunir-con-abogado



Avance sobre nuestra nueva sección relacionada con las reclamaciones de cantidad, adelantamos uno de los apartados: Negociaciones y actuaciones previas a la Reclamación Judicial.

 Avance: En breve remodelada sección sobre reclamaciones de cantidad en nuestra web. 

 

Atendiendo al caso concreto, la negociación y un trabajo previo con la parte reclamada puede ser muy positiva. Para entablar una Negociación  es muy importante conocer cuáles sonb los límites del acreedor, tanto para a reclamación íntegra de la deuda como para el modo de cumplimiento. En el presente apartado vamos a describir algunas de las claves que se deben tener en cuenta en toda negociación, que tiene como fin, si es posible, la resolución del conflicto sin la utilización de la vía judicial.


Como introducción en este apartado queremos mostrar las bondades de toda reclamación/negociación, previa a la iniciación de la vía judicial. Debemos tener en cuenta que  no en todo caso es aconsejable esta gestión previa, es por ello que debemos valorar las posibilidades de llegar a un acuerdo, para lo que es necesario analizar con profundidad  el asunto, teniendo en cuenta las posibilidades de pago del deudor, las necesidades del acreedor y la percepción respecto a la voluntad de acuerdo.


Para inicar esta fase previa a la reclamación, la vía de comunicación habitual es el requerimiento a la parte contraria mediante burofax con acuse de recibo y certificación de texto; en dicha notificación es importante manifestar, sin profundizar en exceso, cuáles son las líneas básicas que van a ser objeto de la negociación e indicar las pretensiones del reclamante. La intención del burofax, menos en los casos en los que se exige simplemente el cumplimiento sin que se plantee negociación alguna, es la de proponer, en un plazo concreto, el inicio de una negociación que desemboque en un acuerdo que satisfaga las pretensiones del reclamante. En el caso del deudor, lo aconsejable es iniciar esos trámites a no ser que directamente entienda que la deuda no exista; en ese caso lo aconsejable es contestar, también mediante burofax, cuáles son sus impresiones al respecto.

 

En caso de  no manifestarse ninguna intención de acuerdo, la certificación del envío del burofax acredita la buena fé del acreedor y su voluntad de resolución amistosa que, de cara la necesaria vía judicial, corrobora una mayor legitimidad.

 

En caso de iniciarse las negociaciones, es importante que, en la primera toma de contacto, se establezcan, claramente, las pretensiones de unos y de otros, de cara a conocer, desde el principio, cuál es la situación actual y analizar si existen puntos de encuentro. Entendemos que, excepto en casos muy concretos, nunca deben darse por cerradas las negociaciones en este primer encuentro.

 

Como en otros apartados ampliaremos y profundizaremos en la vía judicial, por lo que nos centraremos en los casos en los que si es posible el acuerdo; otro aspecto importante, una vez que se produce un acercamiento  tras las negociaciones, es la plasmación y viabilidad del acuerdo; es decir, una vez que se acercan posturas y que se manifiestan intenciones que sattisfacen a las partes hay que formalizar el acuerdo en un documento que otorgue seguridad jurídica a las partes. Este documento es esencial y, por tanto, debe estar redactado con mucha rigurosidad jurídica para evitar que en un futuro dicho acuerdo complique aún más situación. Es por ello que debe ser claro y concreto y, si es posible, es aconsejable firmar dicho reconocimiento de deuda (que básicamente se define así), ante Notario, si bien el acuerdo privado tiene validez entre las partes. Lo que suele hacer es fraccionar el pago estableciendo un cláusulado que contenga una serie de penalizaciones que seguren su cumplimiento o que, por lo menos, habiliten la vía judicial inmediata para el caso de su incumplimiento.

 

Concluyendo, debemos expresar que no hay un acuerdo tipo y que, en todo caso, la adaptación a las necesidades del acreedor y deudor son esenciales para fructificar un acuerdo que satisfaga  a las partes. Lo que si es esencial es tener un conocimiento profundo de la materia que permita formalizar un acuerdo que otorgue seguridad jurídica a las partes y que sirva, en caso de incumplimiento, como argumentación documental en el procedimiento judicial. 

oo

Información sobre Reclamación de Deudas

 

  

 

 

 


 

Información sobre Reclamación de Deudas 

Pedro Tabárez López - Telf. 91.530.96.95

Pedro Tabárez López - Telf. 91.530.96.95

Experto en Liquidación de la Sociedad de Gananciales

Ver Perfil Profesional

Estás Aquí: Negociación Vía Amistosa

 

           QuieroAbogado en

             Redes Sociales

 Google +

Google+

  

Twitter

Twitter

   

Facebook

Facebook

   

alta-de-abogados-en-quieroabogado

Más de 200 Abogados Colaboradores

                ¡Síguenos!                      Altas limitadas a 500 letrados