urgencias-abogados

telefonos-de-abogados

presupuesto-de-abogado

alta-de-abogados-en-quieroabogado-2014Quiero Abogado

Quiero Abogado

Abogados-Consultas-Gratuita

hablar-reunir-con-abogado

Mostrando articulos por etiqueta: reclamacion de cantidades laboral

El Juzgado de lo Social de Madrid ha reconocido al trabajador la demanda presentada contra la empresa en reclamación de cantidad adeudada por los salarios no cobrados durante la relación laboral.

En el presente caso, el trabajador demanda a la empresa el pago de los salarios derivados por las horas extraordinarias, turno de noche, festivos trabajados y diferencias salariales del salario base que no le han sido abonados de acuerdo con el Convenio Colectivo de Hostelería y Actividades Turísticas de la Comunidad de Madrid.

Estima el Juzgado de lo Social la demanda en su totalidad, condenando a la empresa demandada a que abone al trabajador la cuantía que ha reclamado, ante la incomparecencia de la empresa a la celebración del juicio. 

 

Sentencia del Juzgado de lo Social de Madrid, estimando la reclamación de cantidad presentada por el trabajador frente a la empresa.

 

 Descargar Documento Completo en PDF.

 

 

 

En el caso de trabajador que percibe prestacion por incapacidad permanente y como consecuencia de ello se extingue el contrato laboral, se  aporta la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra de fecha 9 de mayo del 2012,  que refleja la doctrina relativa al abono de las cantidades pendientes por el concepto de vacaciones de los periodos en que se ha encontrato en situación de incapacidad temporal y no ha podido disfrutarlos.

En este sentido, es el reconocimeinto de la prestacion de incapacidad permanente y por tanto la imposibilidad de incorporarse a su puesto de trabajo, la que determina que se puedan reclamar las cantidades economicas relativas a las vacaciones no disfrutadas por el tiempo que se encontro en situación de incapacidad temporal.

 


SENTENCIA



ANTECEDENTES DE HECHO


 

PRIMERO.- Ante el Juzgado de lo Social num.  de los de Navarra, se presentó demanda por Dª Delfina, en la que tras exponer los hechos y fundamentos de derecho que estimó de aplicación, terminaba suplicando se dicte sentencia por la que se condene a la demandada a abonar a la actora la cantidad de 4.304,31 euros (1.179,23 euros correspondientes a 30 días de vacaciones por cada uno de los años 2007,2008 y 2009 y 682,77 euros correspondientes a 17,37 días de 2010 y 83,86 euros correspondientes a liquidación de parte proporcional de paga extra de Navidad de 2010), condenando a la demandada a estar y pasar por tal declaración, con los efectos que la misma produce en Derecho.



SEGUNDO.- Admitida a trámite la demanda, se celebró el acto del juicio oral en el que la parte actora se ratificó en la misma, oponiéndose la demandada según consta en el acta extendida a tal efecto por el Sr. Secretario. Recibido el juicio a prueba se practicaron las propuestas y declaradas pertinentes.



TERCERO.- Por el Juzgado de instancia se dictó sentencia, cuya parte dispositiva dice: "Que desestimando la excepción de prescripción y estimando la demanda de reclamación de cantidad deducida por Dª Delfina frente a…, debo condenar y condeno a dicha empresa demandada a abonar a la demandante la suma de 4.346,99 Eur. (s.e.u.o.)."



CUARTO.- En la anterior sentencia se declararon probados:

 

"Primero.- La demandante Dª ... viene prestando sus servicios profesionales por cuenta de la empresa demandada …desde el ..., con la categoría profesional de Oficial de 3ª.

 

Segundo.- La actora inició un proceso de incapacidad temporal derivado de las contingencias profesionales el…, siendo alta por agotamiento de plazo máximo e…., si bien se acordó por la Entidad Gestora la demora de calificación de la incapacidad permanente el…, y quedando durante esa situación de demora de baja en la empresa en…. La actora es de baja de la Seguridad Social en la empresa durante 210 días, en concreto desde el … en que causa alta de nuevo. La demandante inicia nueva baja por incapacidad temporal el … hasta el…, en que se reincorpora a la empresa, con una nueva baja y situación de incapacidad temporal el …

 

Tercero.- Tramitado el expediente de incapacidad permanente el …se le notifica a la actora resolución del INSS por la que se le declara afecta de lesiones permanentes no invalidantes. Presentada demanda en reconocimiento de la incapacidad permanente se tramitó en el Juzgado de lo Social núm. …de esta ciudad el procedimiento…, en el que se ha dictado sentencia el…, que obra unida a los autos y que se da aquí por reproducida. En dicha sentencia se reconoce a la demandante en situación de incapacidad permanente total para su profesión habitual, derivada de accidente de trabajo, con efectos desde el….

 

Cuarto.- Consecuencia de la sentencia dictada la demandante causa alta administrativa y se incorpora a su puesto de trabajo del…, iniciando nuevo proceso de incapacidad temporal el …

 

Quinto.- La relación laboral que mantienen las partes litigantes se rige por lo previsto en el pacto de empresa, que obra unido a los autos y que se da aquí por reproducido. Conforme a dicho pacto de empresa el periodo de vacaciones es de 30 días naturales al año, a disfrutar los meses de julio, agosto, septiembre y diciembre. La demandante, dada las fechas de inicio y final de sus procesos de incapacidad temporal, con posterior declaración de la incapacidad permanente total, no ha disfrutado de vacaciones correspondientes a 2007, 2008, 2009, y la parte proporcional al año 2010, hasta la fecha de extinción del contrato.

 

Sexto.- La empresa demandada, al concluir la relación laboral con la actora, no le ha practicado la liquidación correspondiente a la parte proporcional de la paga extraordinaria de Navidad 2010.

 

Séptimo.- La demandante solicita la condena de la empresa demandada a abonarle 4.364,37 Eur. en concepto de vacaciones no disfrutadas en los años 2007, 2008, 2009 y 2010 -17,37 días imputables a 2010-, y en concepto de liquidación de la parte proporcional de la paga extraordinaria de Navidad 2010, todo ello conforme al detalle plasmado en el escrito de subsanación de la demanda, cuya mera corrección aritmética no se impugna por la empresa demandada para el caso de que se estime la demanda. No obstante la empresa indica que, siendo el salario base de la demandante el que se indica por ella en el escrito de subsanación de 1.161,90 Eur. al mes, el complemento de antigüedad no es de 33,93 Eur. al mes -que se correspondería con un tercer trienio no devengado por la actora-, sino de 29,17 Eur., correspondiente a los dos trienios que tiene devengados en la empresa, por lo que a efectos de la reclamación en lugar de computar los 1.195,83 Eur., como realiza la parte actora al determinar el importe de la deuda, debe estarse a el salario mensual de 1.191,07 Eur. (1.161,90 + 29,17 de antigüedad). Si se atendiese a esta alegación de la empresa la cantidad adeudada en concepto de vacaciones no disfrutadas sería de 4.262,84 Eur. (s.e.u.o.; 1.191,07 x 3 + (1.191,07: 30 x 17,37= 3.573,21 + 689,63). Y en concepto de parte proporcional de la paga extraordinaria de Navidad 2010 la empresa adeudaría 84,15 Eur., en esa misma hipótesis de considerar devengado únicamente dos trienios y no tres trienios como efectúa el cálculo la parte actora (s.e.u.o.); 1.191,07: 184 días x 13 días). Y en total la empresa adeudaría, en esa hipótesis, la suma de 4.346,99 Eur. (4.262,84 + 84,15 Eur.).

 

Octavo.- Obran unidos a los autos y se dan aquí por reproducidos los partes de alta y baja de la demandante, así como las altas y bajas en la seguridad social en el periodo reclamado. La empresa solicitó reintegro de cotizaciones a partir del …a la Tesorería General de la Seguridad Social, habiendo dictado resolución la Tesorería reconociendo ese reintegro de cotizaciones (resolución que obra unida a los autos y que se da aquí por reproducida).

 

Noveno.- Obra unido a los autos y se da aquí por reproducido el contrato de trabajo suscrito inicialmente por la demandante, así como la conversión a indefinido realizada el

 

Decimo.- Se celebró el preceptivo acto de conciliación el 23 de marzo de 2011, instado el 10 de marzo de 2011, concluyendo sin avenencia."



QUINTO.- Anunciado recurso de Suplicación por la representación letrada de la parte demandada, se formalizó mediante escrito en el que se consigna un motivo, el primero al amparo del artículo 193.c) de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social, para examinar las infracciones de normas sustantivas o de la jurisprudencia.



SEXTO.- Evacuado traslado del recurso fue impugnado por la parte demandante.



SEPTIMO.- Manifestada a lo largo de la deliberación la discrepancia del Ilmo. Sr. Magistrado D…., contra el criterio mayoritario de la Sala, manifestó su intención de formular voto de disentimiento.



FUNDAMENTOS DE DERECHO


 

PRIMERO.- La sentencia de instancia, previa desestimación de la excepción de prescripción, estimó la demanda deducida por Doña …condenando a la empresa …. a abonarle 4.346,99 euros como compensación por la falta de disfrute de las vacaciones durante los años 2007 a 2009 y la parte correspondiente al año 2010 (17,37 días) así como por el concepto de parte proporcional de la paga extraordinaria de Navidad de 2010.

Frente a dicho pronunciamiento se alza en Suplicación la representación Letrada de la empresa formulando un solo motivo en el que denuncia infracción del artículo 59 del Estatuto de los Trabajadores  considerando que la cuestión en orden al disfrute de las vacaciones cuando el trabajador se encuentre en situación de I. Temporal está unificada por el Tribunal Supremo a partir de su sentencia de 24 de junio de 2009  , pero que, sin embargo, no lo está la referida a la posibilidad de acumular varios años de una sola vez, especialmente cuando lo que se solicita es una indemnización derivada de la falta de disfrute por la extinción del contrato de trabajo. En tal sentido cita sentencias de varios Tribunales Superiores de Justicia que mantienen posturas contradictorias, concluyendo que resultaría de aplicación lo dispuesto en el artículo 59 de la Ley Estatuaria y, por tanto, teniendo en cuenta que la primera reclamación ante el órgano de conciliación se formuló el …las cantidades estarían prescritas y, a lo sumo, sólo tendría derecho a la compensación por las vacaciones no disfrutadas en el año 2010, esto es, a 692,39 euros.



SEGUNDO.- Esta Sala ha tenido oportunidad de recordar, en Sentencias de fechas 16-7-2004 ; 19-11-2004 ; 28-2-2005, 9-9-2005  y 16 de diciembre de 2009 , que el artículo 40.2 de la Constitución Española  , señala que los poderes públicos garantizarán el descanso necesario, mediante, entre otros medios, las vacaciones periódicas retribuidas. A este derecho le resulta de plena aplicación el canon hermenéutico del artículo 10.2 de la Constitución Española  al decir que las normas relativas a los derechos fundamentales y las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los Tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España. No se olvide que el carácter de este no-trabajo (vacaciones) se inserta entre los «principios rectores de la política social y económica», ubicado dentro del Título I, Capítulo 3º de la Constitución Española, precisados de ulterior desarrollo normativo si han de ser alegados ante la Jurisdicción ordinaria, sin perjuicio de que mientras informen la práctica judicial y la actuación de los poderes públicos ( artículo 53.3 de la Constitución Española ). Repárese que el Texto Constitucional ha preferido la referencia a la periodicidad (género) por encima de su concreción anual (especie).

Un elemental principio de honestidad intelectual obliga a mencionar a los Profesores Antonio V. Sempere Navarro y Pilar Charro Baena, autores de la completa monografía «Las Vacaciones Laborales» y a quienes se sigue en esta exposición.

Es también dato a destacar que las vacaciones se configuran implícitamente como un período intercalado en el normal de actividad, al suponer precisamente una cesura en el mismo. Cuando se afirma que la vacación tiene que garantizar el descanso necesario se quiere decir que no puede haber vacaciones sin previo trabajo o, por lo menos, sin actividad correlativa.

Al decir que las vacaciones han de proporcionar un «descanso necesario» debe hacerse referencia a las propias previsiones constitucionales, entre las que destaca, «la adecuada utilización del ocio» ( artículo 43.3 Constitución Española ).

De entre las normas internacionales que se refieren a esta institución de las vacaciones, debe destacarse la Declaración Universal de Derechos del Hombre de 10 de diciembre de 1948, cuyo artículo 23 menciona el derecho de toda persona a «vacaciones periódicas pagadas» así como al «disfrute del tiempo libre» ( artículo 24). Como toda Declaración procedente de Naciones Unidas, no constituyen normas de aplicación directa sino que tienen carácter programático. El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, de 16 de diciembre de 1966 constituye junto al Pacto Universal de Derechos Civiles y Políticos de ese mismo año los instrumentos con los que Naciones Unidas intentaron otorgar fuerza jurídica plena a la protección de los derechos humanos enunciados en la Declaración de Derechos del Hombre.

Y esencialmente deben mencionarse los Convenios núms. 132 de la OIT, sobre vacaciones pagadas, de 24 de junio de 1970; 101, sobre vacaciones pagadas en la agricultura, de 26 de junio de 1952 y 146, sobre vacaciones pagadas de la gente del mar, de 9 de octubre de 1976. Estos Convenios de la OIT, una vez ratificados forman parte del ordenamiento jurídico español, tal y como prescriben los artículos 96.2 y 51.1 de la Constitución.

Por último, debe hacerse también mención a la Directiva 93/104 / CE, de 23 de noviembre de 1993, al establecer que los estados miembros deberán adoptar las medidas necesarias para que todos los trabajadores dispongan de un período de al menos cuatro semanas de vacaciones anuales retribuidas, de conformidad con las condiciones de obtención y concesión establecidas en el ordenamiento jurídico interno de cada país (artículo 7.1).

La Sentencia del Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea de 26 de junio de 2001 , ha interpretado el alcance del mentado artículo 7 manifestando que «el derecho de cada trabajador a vacaciones anuales retribuidas debe considerarse un principio del Derecho Social comunitario de especial importancia», respecto del cual no pueden establecerse excepciones y cuya aplicación por parte de las autoridades nacionales competentes únicamente pueden efectuarse respetando los límites establecidos en la propia Directiva 93/104 o «un derecho otorgado directamente por dicha Directiva a cada trabajador como disposición mínima necesaria para garantizar la protección de su seguridad y salud».

El Estatuto de los Trabajadores contempla el tema de las vacaciones en el artículo 38 que se remite, en cuanto a su contenido, a lo pactado en convenio colectivo o contrato individual, sin que en ningún caso su duración pueda ser inferior a treinta días naturales.

Este derecho a las vacaciones ha sido calificado como de derecho unitario pero de contenido complejo, de manera que engloba la interrupción periódica de la prestación laboral y el mantenimiento del crédito salarial; y así el extinto Tribunal Central de Trabajo en su sentencia de 19 de diciembre de 1984 declaró que el concepto legal de vacaciones no puede dividirse en sus dos componentes esenciales, descanso y retribución, para excluir uno de ellos, porque si se da retribución sin descanso se tratará de la compensación económica, y si se da descanso sin retribución, será un permiso sin sueldo. Con esto se quiere expresar que es consustancial a la institución de las vacaciones el que sean retribuidas, así lo menciona el artículo 40.2 de la Constitución Española  al aludir a que los poderes públicos garantizarán el descanso necesario mediante las vacaciones periódicas retribuidas, e insiste en dicho carácter el artículo 38.1 del Estatuto Laboral, en su condición de cumplimiento garantista de la norma fundamental.

 

Aun cuando todo lo anteriormente expuesto es válido en lo sustancial, no obstante debe tenerse en cuenta, como acertadamente lo hace la Sentencia de instancia, la nueva interpretación dada por el Tribunal de la Comunidad Europea en su Sentencia de 20 de enero de 2009 , que no es sino reflejo y consecuencia del dinamismo que caracteriza a esta rama social del Derecho.

La norma que constituye el núcleo del debate jurídico de esta sentencia es la Directiva 2003/88, relativa a las disposiciones mínimas de seguridad y salud en materia de ordenación de trabajo. Directiva inspirada en los principios sentados por la Organización Internacional del Trabajo. Esta Norma Comunitaria en su Capítulo II referido a los períodos de descanso, trata de la situación de aquellos trabajadores que durante el período de devengo de las vacaciones anuales se ausentan del trabajo como consecuencia de una baja por enfermedad, sea de larga o corta duración, y aquellos otros que durante dicho período trabajan efectivamente. De lo que se infiere que cuando se trata de trabajadores en situación de baja por enfermedad ningún Estado miembro puede supeditar el derecho a las vacaciones al requisito de haber trabajado efectivamente durante dicho período.

Esta sentencia que se dicta con ocasión de plantear al Tribunal de la Comunidad una cuestión prejudicial- en este caso tres cuestiones-, trata la primera de ellas sobre el derecho a disfrutar las vacaciones durante un periodo que coincida con una baja por enfermedad. Específicamente se le pide al Tribunal que determine como debe interpretarse el artículo 7 de la Directiva 2003/88 CE, en el sentido de si se opone o no a que las disposiciones nacionales establezcan que los trabajadores no tendrán derecho a disfrutar las vacaciones anuales retribuidas durante un período que coincida con una larga enfermedad.

 

El Tribunal señala que constituye un principio del Derecho Social Comunitario el derecho de todo trabajador a disfrutar de vacaciones anuales retribuidas sin excepción alguna y los estados miembros han de aplicarlo respetando los límites establecidos en las normas de derecho necesario y, en concreto, en la Directiva 93/104 /CE.

Como entiende la profesora O E Alonso en su comentario sobre dicha sentencia publicado en la Revista-... - esta sentencia afirma que la finalidad de este derecho no es otra que permitir que los trabajadores descansen y dispongan de un periodo de ocio y esparcimiento, mientras que el derecho a licencia por enfermedad se reconoce a los trabajadores a fin de que puedan recuperarse de una enfermedad. Y esto implica que un permiso garantizado por el Derecho Comunitario no puede menoscabar el derecho a disfrutar de otro normativamente establecido.

El artículo 7 de la Directiva 2003/88 CE, dice el Alto Tribunal Comunitario, debe interpretarse en el sentido de que no se opone respecto a la posibilidad de denegar el disfrute de las vacaciones durante el periodo que coincida con su baja por enfermedad por parte de las disposiciones o prácticas nacionales. Sin embargo esta interpretación ha de ser entendida siempre que el trabajador tenga la posibilidad de ejercitar el derecho a un período distinto al que le confiere esta Directiva.

La segunda cuestión prejudicial se plantea por un Tribunal alemán (Landesarbeitsgericht Dusseldorf) y se le pregunta al Tribunal de la Comunidad si el artículo 7 de la mentada Directiva debe interpretarse en el sentido de que se oponga o no a disposiciones o prácticas nacionales que prevean que el derecho a vacaciones se extingue al finalizar el periodo de devengo de las mismas o prórroga fijado por el Derecho nacional, incluso cuando el trabajador permanezca de baja por enfermedad durante la totalidad o parte del período de devengo y su incapacidad laboral haya perdurado hasta la finalización de su relación laboral.

Y para dar respuesta a esta cuestión el Tribunal analiza dos situaciones que se le someten a su consideración.

 

La primera se refiere a la baja por enfermedad durante todo el periodo de devengo de las vacaciones perdurando esta situación en el momento en que finaliza dicho período o el de su prórroga, considerando el Tribunal que el mentado artículo 7 de la Directiva 2003/88 no se opone a una normativa nacional que establezca modalidades de ejercicio de derecho a vacaciones, aun cuando tal normativa llegue hasta el extremo de incluir la pérdida de este derecho al término de devengo de las vacaciones anuales. Este artículo 7.1 no puede resultar afectado por disposiciones nacionales que impidan la constitución o nacimiento del derecho, pues no cabe admitir una solución distinta en lo que respecta a disposiciones que establezcan la extinción del citado derecho en el supuesto de un trabajador que durante todo el período de devengo se haya encontrado en situación de baja por enfermedad.

 

El segundo supuesto que analiza el Tribunal es la situación de baja por enfermedad durante una parte del período de devengo de las vacaciones anuales y que perdura en que finaliza este período. La respuesta del Tribunal es que el artículo 7.1 de la Directiva debe interpretarse en el sentido de se opone a disposiciones o prácticas nacionales que dispongan que el derecho a vacaciones se extingue al finalizar el periodo de devengo de las mismas.

Por último el Alto Tribunal Comunitario, en respuesta a la cuestión planteada sobre la posibilidad de obtener una compensación económica, al finalizar la relación laboral, en concepto de vacaciones anuales retribuidas y no disfrutadas, entiende que procede esta compensación económica y que su cálculo debe efectuarse conforme a la retribución ordinaria o normal del trabajador.

Estos criterios se plasman en la Sentencia del Tribunal Supremo de 24 de junio de 2009  , seguida en otras posteriores, y también en la sentencia de instancia, ahora recurrida.

 

La cuestión novedosa que ahora se plantea se refiere a la posibilidad de acumular todos los periodos no disfrutados, aunque correspondan con distintas anualidades, y a su posible prescripción.

En la sentencia de esta Sala de 16 de diciembre de 2009 confirmábamos el derecho a disfrutar en 2009 los 10 días que tenía pendiente de disfrute de las del año 2007 y los 36 días de las del año 2008, en el caso de un trabajador que no pudo disfrutarlas antes por haber estado en situación de incapacidad temporal entre el 30 de julio de 2007 y el 9 de enero de 2009. Y este criterio debe mantenerse en el supuesto ahora enjuiciado por cuanto, como pone de manifiesto la Sala de lo Social del TSJ de Madrid en sentencia de 2 de diciembre de 2011 , el día inicial del plazo de prescripción extintiva (dies a quo) no puede ser el último del año en que la actora no pudo disfrutar las vacaciones, sino que, tratándose, como así es, de compensación económica que trae causa de la imposibilidad de ejercer este derecho, el día en que comenzó a correr el plazo prescriptivo ha de establecerse necesariamente en aquél en que se produjo la efectividad o, si se quiere, en que se materializó su cese en el trabajo, lo que en el caso presente aconteció tras ser declarada afecta de una Incapacidad Permanente Total por sentencia del Juzgado de lo Social núm. Uno de los de Pamplona el 13 de julio de 2010. Por ello, si la demanda extrajudicial de conciliación se promovió el 10 de marzo de 2011 esto supone que no hubiese transcurrido todavía el plazo de un año a que hace referencia el artículo 59 del Estatuto de los Trabajadores , por cuanto que solamente a partir de la efectividad de dicha extinción contractual pudo la trabajadora postular la compensación de índole económica en cuestión o, en otras palabras, únicamente entonces fue cuando nació la acción para ello y, por ende, pudo actuarla (doctrina de la actio nata ( artículo 1.969 del Código Civil  ).

 

Este es, igualmente, el criterio que hizo suyo la doctrina jurisprudencial, de la que, como exponente, citaremos la sentencia de la Sala Cuarta del Tribunal Supremo de 20 de enero de 2.006 (recurso num. 3.811/04), dictada en función unificadora, a cuyo tenor: "(...) la sentencia de instancia que había acogido la excepción de prescripción fue revocada por dicha sentencia referencial, que declaró no prescrita la acción de liquidación mencionada por considerar que se trata de conceptos que derivan y dependen sustancialmente de la extinción contractual, por lo que no cabe admitir que estuviese transcurriendo el plazo prescriptivo para reclamar las partes proporcionales de pagas extraordinarias y de compensación dineraria de vacaciones pendientes al producirse el despido mientras estuvo en trámite el proceso impugnatorio del mismo promovido por el trabajador, siendo incierto su resultado, incluso con posible readmisión, hasta la firmeza de la sentencia (...). La sentencia de esta Sala de 21 de diciembre de 2001 (rec.1.548/01) ha establecido y fundamentado el criterio a seguir en la cuestión controvertida, respecto de la parte proporcional de pagas extraordinarias, del modo siguiente: 'Aunque las pagas extraordinarias tengan fijada, en la norma que las regula una fecha de efectividad cuando el contrato está vigente, es ésa la fecha indicada para reclamar la percepción de la totalidad de su importe. El pago no podrá reclamarse con antelación. Pero cuando el contrato se extingue antes de dicha fecha, el trabajador tiene derecho a exigir el pago de la parte proporcional que corresponda, pues esos complementos salariales se devengan día a día en la parte alícuota correspondiente. Por tanto en el mismo momento del cese puede exigirse el abono de la parte que corresponde y tal fecha, que es desde la que la acción se puede ejercitar, es la de inicio para el cómputo del plazo de prescripción de un año...'. Tal doctrina debe ser aquí reafirmada por obvias razones de coherencia y de seguridad jurídica. El mismo criterio procede aplicar al plazo prescriptivo de la compensación económica de las vacaciones anuales en la proporción pendiente de disfrute al producirse el despido, ya que sería contrario al principio de seguridad jurídica (...)".

 

Lo anteriormente razonado determina la desestimación del recurso y la confirmación de la sentencia impugnada, con imposición de costas a la empresa recurrente, incluidos los honorarios del Letrado de la demandante recurrida que fijamos en 400 euros (artículo 235 Ley Reguladora de la Jurisdicción Social).

Vistos los artículos citados y demás de general y pertinente aplicación.



FALLO

 

Que debemos desestimar y desestimamos el recurso de Suplicación formulado por la representación Letrada de…, frente a la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social núm. …de los de…, en el Procedimiento núm…., seguido a instancia de Doña…, contra la recurrente, en reclamación de cantidades, confirmando la sentencia recurrida. Con condena en costas a la empresa recurrente, incluidos los honorarios del Letrado de la actora que fijamos en 400 euros.

Notifíquese a las partes y al Ministerio Fiscal la Sentencia dictada, con la advertencia que contra la misma, puede interponerse Recurso de Casación para la unificación de doctrina ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, anunciándolo a través de esta Sala por escrito, dentro de los DIEZ DIAS hábiles siguientes a su notificación durante el cual tendrán a su disposición en la oficina judicial de esta Sala los autos para su examen, debiendo, la parte condenada si recurre y no tuviese reconocido el beneficio de justicia gratuita, constituir un depósito de 600 Eur.. y consignar el importe de la condena en la cuenta que esta Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia tiene abierta en el Banco Español de Crédito (Banesto), (Sucursal de Cortés de Navarra num. 5) con el num…., debiendo hacer entrega del resguardo acreditativo en la Secretaría de esta Sala al tiempo de preparar el recurso.

Firme que sea esta resolución, devuélvanse los autos al Juzgado de lo Social de procedencia con certificación de la misma, dejándose otra certificación en el rollo a archivar por esta Sala.

Así, por nuestra Sentencia, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.



VOTO PARTICULAR

Que formula el Magistrado DON … a la Sentencia dictada en el recurso de Suplicación num…., de conformidad con lo dispuesto en el artículo 260 de la Ley Orgánica del Poder Judicial .



PRIMERO.- La trabajadora demandante que presta sus servicios como oficial de 3ª para la empresa…, estuvo en situación de IT desde el 22 de junio de 2007 por los periodos que se tienen por reproducidos, y se le ha reconocido una incapacidad permanente total, por sentencia, con efectos desde el 17 de junio de 2009

Se interesa en el presente procedimiento la indemnización por las vacaciones no disfrutadas durante los años 2007 a 2010, en los términos y circunstancias que también se tienen por reproducidos. El derecho al disfrute de las vacaciones no es litigioso en suplicación y la única cuestión que se plantea es si el importe efectivo de su compensación debe abarcar todo el periodo reclamado o únicamente procede por todo el periodo no prescrito, debiéndo determinarse entonces desde cuando empieza a correr el termino de un año de prescripción del art. 59 ET.  Se discute también, como segunda cuestión litigiosa, si tiene derecho a compensación de las vacaciones por el periodo posterior a la fecha de efectos de la declaración formal de la incapacidad .

La sentencia de instancia reconoce al trabajador demandante la compensación de todo el periodo de vacaciones dado que "como consecuencia de su estado de incapacidad no ha podido nunca reclamar el disfrute de las vacaciones", este criterio es ratificado por la Sala, argumentando la sentencia mayoritaria, de la que discrepo, que la fecha efectiva de inicio de la prescripción ha de ser la de su cese en el trabajo.



SEGUNDO.- A mi entender la prescripción de las cantidades debidas a titulo de compensación por vacaciones no disfrutadas entiendo debe empezar a computarse a partir de la conclusión del año natural de su devengo salvo que por disposición legal o pacto convencional las vacaciones tuvieran previsto un tiempo especifico para su disfrute.

En el presente caso, a mi entender, dado que la reclamación del trabajador ante el órgano de conciliación se formula en marzo de 2011 deben considerarse prescritas las cantidades debidas por compensación de las vacaciones anteriores a 2010, y las vacaciones de dicho año -en su parte proporcional pretendida- tampoco deben ser compensadas pues la incapacidad se reconoce con efectos de 17 de junio de 2009.



TERCERO.- Entiendo que la justificación de la sentencia recurrida dicho sea con los debidos respetos, carece de fundamento, pues el código civil  expresamente dispone que la prescripción corre contra los incapaces .

De acuerdo al art. 1932 CC  , la prescripción corre en contra de las personas impedidas para administrar sus bienes, todo ello sin perjuicio de repercutir contra sus tutores de hecho o de derecho, cuya negligencia hubiera sido causa de la prescripción. En el presente caso la demandante tiene una incapacidad temporal para el trabajo pero ni siquiera ha sido objeto de una inhabilitación o incapacitación civil, y por ello ni siquiera es verosímil deducir que su incapacidad laboral temporal le impedía reclamar la correspondiente compensación económica de la vacación a su tiempo.

También con los debidos respetos estimo poco justificado el razonamiento de la sentencia mayoritaria pues la clave de la prescripción estriba en la necesaria protección del empresario y en la corrupción de los medios de prueba por el transcurso del tiempo, y la argumentación sustentada entiendo niega pura y llanamente la prescripción de una reclamación estrictamente salarial, y el mismo argumento se podría emplear para negar la prescripción como categoría jurídica.



CUARTO.- Tal es a lo que entiendo la jurisprudencia mayoritaria de los Tribunales superiores de justicia, sin que conste unificación de doctrina del TS sobre este extremo. Así SSTSJ Murcia 12 diciembre de 2011 ( con cita de las sentencias de la sala de 9 de diciembre de 2004 y 29 de octubre de 2007), Madrid 24 de junio de 2011, Cataluña 3 de enero de 2006.



QUINTO.- Y todo ello además debe fundarse en que no se pueden acumular distintos periodos anuales de vacaciones, porque ello supone desnaturalizar el régimen legal de las vacaciones y su fundamento, como he explicado ya en mi voto particular discrepante a la sentencia de esta Sala de 16 de diciembre de 2009, a cuyas explicaciones en detalle me remito.



SEXTO.- Si el trabajador lucra la prestación de incapacidad total reconocida no puede pretender también la compensación de las vacaciones no disfrutadas en el mismo periodo, pues entonces cobra dos veces por la misma causa, que es trabajo. Y además la relación pública de aseguramiento del trabajador se basa en la incapacidad para el trabajo, y es una incoherencia lógica que se reconozca vacaciones en el trabajo a quien se retribuye públicamente por su incapacidad para el trabajo.

Por eso entiendo que tampoco procedería la compensación de las vacaciones no disfrutadas desde que la incapacidad se reconoce con efectos de 17 de junio de 2009.



LA SALA DEBIO FALLAR

Que procede estimar y estimamos el recurso de Suplicación interpuesto por la representación procesal de …contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social num.  de los de …, en el Procedimiento num. …seguido a instancia de la trabajadora Dª …contra…. y en su virtud procede desestimar íntegramente la pretensión de la trabajadora de compensación económica por vacaciones no disfrutadas.

Así lo acuerda y firma el Ilmo. Sr. Magistrado disidente de la opinión de la Sala.

Nos estáis visitando desde ...

 

 


Estás Aquí: Mostrando articulos por etiqueta: reclamacion de cantidades laboral

 

           QuieroAbogado en

             Redes Sociales

 Google +

Google+

  

Twitter

Twitter

   

Facebook

Facebook

   

alta-de-abogados-en-quieroabogado

Más de 200 Abogados Colaboradores

                ¡Síguenos!                      Altas limitadas a 500 letrados