urgencias-abogados

telefonos-de-abogados

presupuesto-de-abogado

alta-de-abogados-en-quieroabogado-2014Quiero Abogado

Quiero Abogado

Abogados-Consultas-Gratuita

hablar-reunir-con-abogado

Mostrando articulos por etiqueta: abogado de accidente de tráfico

Accidente de tráfico: Responsabiliad por culpa extracontractual.

 

 

Exponemos a continuación una duda frecuente a la hora de iniciar la reclamación de responsabilidad civil tras fallecimiento del pasajero ocupante del vehículo por parte de los familiares. 

 

Accidente de tráfico en el que resulta lesionado el pasajero, el cual es trasladado a los servicios de urgencia e intervenido quirúrgicamente, si bien, acaba falleciendo como consecuencia de una infección. 


La duda surge a la hora de determinar la petición concreta de la demanda para lograr obtener una sentencia favorable y la consecuente indemnización por parte de la compañía aseguradora del vehículo implicado. ¿Se reclama por el fallecimiento dado que si no se hubiera padecido el accidente de tráfico, el trágico final no se hubiera producido, o bien, se reclama por las lesiones derivadas del accidente pues la causa del fallecimiento se encuentra relacionado  únicamente con la intervención quirúrgica? Y por otro lado, ¿quienes están legitimados para reclamar tras el fallecimiento?


Exponemos a continuación lo establecido por la Sala Primera del Tribunal Supremo en numerosas sentencias,  20 de mayo de 2015, 13 de septiembre de 2012  de Pleno y 10 de diciembre de 2009, a la hora de concretar  cuál es la causa por la que se reclama responsabilidad civil, siendo preciso diferenciar entre:


  1. La indemnización por las lesiones sufridas por el pasajero como consecuencia de la colisión. Es decir, se indemnizarían los días de sanidad y secuelas sufridos por el daño físico y moral generado al ocupante transportado. El derecho a esa indemnización ya habría entrado en el patrimonio del lesionad , y por su posterior fallecimiento correspondería su reclamación a quienes acreditasen ser los herederos. El derecho de la víctima a ser resarcido por las lesiones y daños nace como consecuencia del accidente que causa este menoscabo físico y la determinación de su alcance está función de la entidad e individualización del daño, según el resultado de la prueba que se practique. Derecho a ser indemnizado que es transmisible a sus herederos puesto que no se extingue por su fallecimiento, conforme el artículo 659 del Código Civil , con lo que serán quienes acrediten ser los herederos los que ostentarán la legitimación para exigir al conductor, propietario y aseguradora su obligación de indemnizar.
  2. Cuestión distinta es la indemnización por el fallecimiento, y que es consecuencia de una infección pos-quirúrgica. El derecho a ser indemnizado por este concepto correspondería a los parientes perjudicados por dicho óbito, que en este caso serían los hijos.


En virtud de la diferenciación anterior, el principal problema estriba en probar la relación directa entre el resultado dañoso y el accidente de tráfico. La falta de causalidad jurídica entre las lesiones derivadas de siniestro y el posterior fallecimiento supondrá la desestimación de la demanda e imposición de costas a la parte demandante.


Por ello, hay que considerar que para que nazca la obligación  del indemnizar el daño del artículo 1902 del Código Civil, es necesario en primer lugar, la existencia de una causalidad física entre la acción u omisión y el resultado dañoso. 


De igual manera, es necesario que concurra la denominada causalidad jurídica, criterio actualmente aplicado por los Tribunales, que obliga a valorar con criterios del ordenamiento jurídico la posibilidad de imputar al agente el daño causado apreciando la proximidad con la conducta realizada, el ámbito de protección de la norma infringida, el riesgo general de la vida, provocación prohibición de regreso, incremento del riesgo, consentimiento de la víctima y asunción del propio riesgo, y de la confianza. 

Así, la jurisprudencia del Tribunal Supremo viene estableciendo a través de sus resoluciones, siendo algunas,  Sentencia de 10 de septiembre de 2015, 6 de febrero de 2015, 14 de julio de 2014,18 de marzo de 2014, 10 de julio de 2012, entre otras, las siguientes reglas que sirven sobre todo para descartar la responsabilidad:

a) Los riesgos generales de la vida: La vida tiene riesgos propios e inherentes, que son aceptados por todos. Es decir, las «desgracias» sí existen.

b) La prohibición de regreso: Encontrada una causa próxima, no debe irse más allá, más atrás, buscando causas remotas.

c) La provocación: Quién provocó la situación. Sin descartar que sea el propio perjudicado porque  asumiese un riesgo no justificado.

d) El fin de protección de la norma.

e) El incremento del riesgo, o la conducta alternativa correcta. Si el daño se habría producido igual aunque se adoptase otra conducta.

f) Competencia de la víctima (hechos o situaciones que estaban en el dominio de la víctima).

g) Y, en todo caso, y como cláusula de cierre, la probabilidad; lo que permite excluir la responsabilidad en los supuestos de eventos altamente improbables, imprevisibles, y que a la postre nos recuerdan el caso fortuito.

 
Así sieta el alto Tribunal que " encontrada una causa próxima al luctuoso resultado no puede seguirse retrocediendo en el tiempo para encontrar causas remotas, porque este retroceso nos llevaría a situaciones irracionales, tales como buscar la causa del fallo renal para atribuirle el resultado o incluso más atrás."

 
 

Por Alexandra Roncero

 Abogada Penalista en Madrid

Abogada Penalista en Madrid

91 530 96 95

   


 

Derecho Penal

abogado-especialista-en/derecho-penal

Más Info >>>

 

Consulta Gratuita

Consulta Gratuita

 


 


  

 

  •  
     

Estás Aquí: Mostrando articulos por etiqueta: abogado de accidente de tráfico

 

           QuieroAbogado en

             Redes Sociales

 Google +

Google+

  

Twitter

Twitter

   

Facebook

Facebook

   

alta-de-abogados-en-quieroabogado

Más de 200 Abogados Colaboradores

                ¡Síguenos!                      Altas limitadas a 500 letrados