urgencias-abogados

telefonos-de-abogados

presupuesto-de-abogado

alta-de-abogados-en-quieroabogado-2014Quiero Abogado

Quiero Abogado

Abogados-Consultas-Gratuita

hablar-reunir-con-abogado

Mostrando articulos por etiqueta: abogados incapacidades

La trabajadora aprecia los primeros síntomas de la enfermedad que padece en enero de 2011. Desde entonces ha presentado una evolución con episodios recurrentes de disfunción neurológica aguda compatible con brotes. Destacan alteraciones de la coordinación, lo que le ocasiona dificultades para la realización de movimientos.

 

La profesión habitual de la trabajadora es la de Director de proyectos informáticos.

 

A raíz de las secuelas que presenta, el Equipo de Valoración de Incapacidades emite Dictamen propuesta, en base al cual el INSS resuelve reconocer a la trabajadora afecta de Incapacidad Permanente Total.

 

No estando de acuerdo con tal resolución, la trabajadora decide impugnarla. Primero presenta Reclamación previa instando el reconocimiento del grado de Absoluta, siendo denegada tal petición. Tras lo cual, la trabajadora inicia la vía judicial presentando demanda ante los Juzgados de lo Social.

 

El juzgado de lo Social de Madrid estima la demanda de la trabajadora, determinando que las lesiones que padece, dada su gravedad, la inhabilitan por completo para realizar cualquier tipo de actividad, con la profesionalidad, rendimiento eficacia y cumplimiento de jornada laboral que debe exigirse a todo trabajador. Además, estima de forma explícita que la trabajadora padece alteración de la coordinación, dismetría, astenia, fallos de memoria y concentración, torpeza y tropiezos a la marcha y con limitaciones orgánicas.

 

A mayor abundamiento, los informes del Servicio neurológico confirman que se trata de una enfermedad inflamatoria desmielizante crónica del sistema nervioso central que surge en forma de ataques recurrentes de disfunción neurológica aguda compatibles con brotes, y que le causa diversas secuelas como cansancio, somnolencia y falta de concentración y alteraciones cognitivas por lo que no es capaz de trabajar.

 

En definitiva, se trata de una enfermedad inflamatoria desmielizante crónica del sistema nervioso central con brotes recurrentes de disfunción neurológica aguda. El juzgado de lo Social considera que con tales limitaciones y dificultades de movimiento no cabe exigir a la actora actividad laboral alguna, máxime cuando tendrá dificultades para desplazarse al trabajo.



Este proceso judicial ha sido defendido por el Letrado Vicente Javier Saiz Marco http://www.abogadoincapacidadpermanente.com/

 

Para acceder al texto de la Sentencia pinche aquí

 

                                   <<Caso Real nº 12                               Caso Real nº 14>>

El trabajador, de 53 años de edad, aqueja lesiones de larga evolución, en concreto desde el año 1998. Padece de Lumbociatica, Hernia discal en L5- S1 con denervación y afectación aguda, Radiculopatía y Osteocondritis. Ha tenido que ser intervenido quirúrgicamente hasta en cinco ocasiones desde el año 2002.

 

Los fuertes dolores que padece a nivel de espalda y en la pierna derecha le imposibilitan la sedestación prolongada y una bipedestación continua. Con los movimientos repetitivos de inclinarse hacia delante para escribir a ordenador el dolor se intensifica y aumenta con la sedestación. Presenta deambulación muy dificultada. Los síntomas dolorosos del trabajador empeoran con la realización de esfuerzos físicos. Al estar sometido a fuerte medicación tratando de aliviar vanamente su continuo sufrimiento, el trabajador presenta somnolencia, dificultad al hablar, debilidad física, distracción y dificultad de concentración.

 

Como consecuencias de la severidad y constancia de los dolores que lleva sufriendo a lo largo de estos años, ha estado ingresado en la Unidad del Dolor en numerosas ocasiones. A pesar de los múltiples tratamientos a los que ha estado sometido y la rehabilitación practicada, no se ha conseguido mejoría de su estado clínico. Se trata de un dolor crónico que le incapacita no solo para realizar cualquier actividad laboral sino también para la vida diaria.

 

Desdehace años presenta Trastorno ansioso- depresivo reactivo con empeoramiento en los últimos meses debido a la falta de recuperación tras la última intervención quirúrgica con severa repercusión en su vida cotidiana.

 

A raíz de lo anteriormente expuesto, el trabajador se ha encontrado inmerso en diferentes periodos de Incapacidad temporal. Después de pasar a control del INSS, este organismo resuelve prorrogar su situación de baja por Incapacidad Temporal, con posterior Demora de Calificación, hasta que finalmente incoa expediente de Incapacidad permanente.

 

Dicho expediente se resuelve denegando las prestaciones de Incapacidad permanente, motivando dicha resolución con una frase habitualmente utilizada para no acatar la petición de los solicitantes.

 

Frente a la resolución denegatoria, no estando de acuerdo con la misma, el trabajador presenta escrito de Reclamación previa.

 

Finalmente, el INSS estima la petición realizada en vía administrativa reconociendo al trabajador afecto de Incapacidad Permanente Total para su profesión habitual de administrativo, correspondiéndole una pensión del 55% de su base reguladora.



Este proceso judicial ha sido defendido por el Letrado Vicente Javier Saiz Marco.

 

 

Para acceder al contenido de los escritos antes mencionados pinche en:

Resolución denegatoria inicial

Reclamación previa

Estimación reclamación previa

La trabajadora está en tratamiento por las patologías que padece desde los 17 años de edad. Presenta antecedentes de ingreso psiquiátrico por autoagresividad en el año 2002. A pesar de los distintos tratamientos a los que ha estado sometida, actualmente persisten importante malestar y repercusión en su actividad.

 

Los informes de salud mental público subrayan la presencia de descompensación con elevada ansiedad, reacciones impulsivas frecuentes con posteriores sentimientos de culpa, ánimo bajo, apatía, creciente tendencia al aislamiento, además de ideación de muerte sin planes autolíticos concretos.

 

Además, la demandante tiene reconocido un grado de discapacidad del 66%.

 

A mayor abundamiento, el Equipo de Valoración de Incapacidades emite Dictamen en el que refleja que la trabajadora está limitada para actividades que la obliguen a mantener la concentración, ritmo y ejecución de tareas con regularidad.

 

La demandante presenta solicitud de Incapacidad permanente, siendo la misma denegada. Al no estar de acuerdo con la resolución desestimatoria, presenta escrito de Reclamación previa instando a que se le reconozca el derecho a percibir las prestaciones arriba indicadas. En vía administrativa el INSS resuelve denegar la petición. La trabajadora inicia los trámites judiciales interponiendo demanda.

 

Reiterada jurisprudencia considera que para la calificación de Incapacidad Permanente Absoluta se debe haber probado que las lesiones que padece el demandante le inhabilitan por completo para el ejercicio de cualquier profesión u oficio, teniendo en cuenta que tal definición, en su literalidad debe someterse a una interpretación racional y adecuada en el sentido de que poder realizar alguna actividad sencilla y sedentaria no desvirtúa el grado de absoluto de la invalidez; también, es cierto que debe concurrir una situación claramente incompatible con la ejecución de trabajos tanto por cuenta ajena como propia, y que responde a unas limitaciones anatómico- funcionales- orgánicas que revistan gravedad, de entidad e intensidad suficiente para impedir la dedicación de toda actividad.

 

La profesión habitual de la trabajadora es la de Celadora. En este procedimiento, el Juzgado de lo Social ha tenido en cuenta la cronicidad de la enfermedad padecida por la demandante, así como que los tratamientos aplicados son meramente paliativos y sin una evolución que permita trabajar de forma eficiente. Los informes Médicos de Salud mental pública confirman que la demandante durante largos periodos de tiempo no está capacitada para su incorporación laboral.

 

El juzgado tiene en cuenta la cronicidad del diagnostico de Trastorno depresivo distímico y trastorno de personalidad no especificado y una vez determinado que el tratamiento es solo paliativo, con importantes efectos secundarios, considera que tales secuelas afectan de modo fundamental al desarrollo de su profesión, por lo que, estima la pretensión de la trabajadora reconociendo que esta afecta de Incapacidad Permanente Absoluta.



Este proceso judicial ha sido defendido por el Letrado Vicente Javier Saiz Marco http://www.abogadoincapacidadpermanente.com/

 

Para acceder al texto de la Sentencia pinche aquí

 

                                   <<Caso Real nº 13                           Caso Real nº 15>>

El demandante, auxiliar administrativo de profesión, como consecuencia de la gravedad de sus lesiones, solicitó el reconocimiento de la prestación de Gran Invalidez.

 

En 2011 el INSS resuelve declarar al trabajador afecto de Incapacidad Absoluta, derivada de enfermedad común, presentando las siguientes lesiones:

-          Retinosis pigmentaria con afectación grave de ambos ojos

-          Hipoacusia neurosensorial bilateral con escasos restos auditivos en ambos oídos, pérdida global del 100%.

 

Según el Informe Médico de Síntesis, el demandante presenta una Agudeza Visual de 0.3nm en ojo derecho y 0.05 en el izquierdo, pérdida global del 100% de audición en ambos oídos, considerando que estas lesiones y padecimientos hacen precisa la ayuda de terceras personas en la actividad de preparación de alimentos y vestuario, algunas tareas de higiene personal como afeitarse y colocación de los productos de higiene. Necesita ayuda para deambular fuera del domicilio.

 

No estando conforme con la resolución que le reconoce como beneficiario de la prestación por Incapacidad Permanente en grado de Absoluta, el demandante inicia la vía judicial interponiendo demanda contra el INSS y contra la Tesorería General de la Seguridad Social, solicitando el reconocimiento de la prestación por Gran Invalidez. Dicha demanda es desestimada y el trabajador recurre en suplicación. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid estima la pretensión del trabajador basándose en los siguientes fundamentos.

 

En primer lugar, se alude a jurisprudencia elaborada en esta materia, y más en concreto, examinando sentencias dictadas sobre ceguera total y situaciones asimilables en relación con la situación de gran invalidez y sobre la valoración o no de las circunstancias de adaptabilidad se expresa lo siguiente: “… cabe concretar como doctrina unificada que:

 

a) una persona que pueda ser considerada ciega, por estar indiscutidamente dentro de las categorías de alteración visual que dan lugar a la calificación de ceguera, bien por padecer ceguera total o bien por sufrir pérdida de la visión a ella equiparable (cuando, sin implicar una absoluta anulación de la misma, sea funcionalmente equiparables a aquella) reúne objetivamente las condiciones para calificarla en situación de gran invalidez;

 

b) aunque no hay una doctrina legal ni científico- médica indubitada que determine qué agudeza visual ha de ser valorada como ceguera, si puede afirmarse que, en general, cuando ésta es inferior a una décima en ambos ojos se viene aceptando que ello significa prácticamente una ceguera.

 

c) es claro que el invidente en tales condiciones requiere naturalmente la colaboración de una tercera persona para la realización de determinadas actividades esenciales en la vida, aunque no figure así en los hechos declarados probados de la correspondiente resolución judicial, no requiriéndose que la necesidad de ayuda sea continuada.

 

d) no debe excluir tal calificación de GI la circunstancia de quienes, a pesar de acreditar tal situación , especialmente por percibir algún tipo de estimulo luminoso, puedan en el caso personal y concreto, en base a factores perceptivos, cognitivos, ambientales, temporales u otros, haber llegado a adquirir alguna de las habilidades adaptativas necesarias para realizar alguno de los actos esenciales de la vida sin ayuda de terceros o sin necesidad de ayuda permanente, o incluso los que puedan llegar a efectuar trabajos no perjudiciales con su situación, con lo que, además, se evita cierto efecto desmotivador sobre la reinserción social y laboral de quien se halla en tal situación.”

 

En virtud de lo anterior, se estima la demanda interpuesta por el trabajador, ya que presenta una limitación severa de la visión de ambos ojos, próxima a la ceguera, y también una hipoacusia del 100% en ambos oídos, precisando la ayuda de terceras personas para vestirse, para que le preparen la comida y también para llevar a cabo algunas tareas relativas a la higiene personal, así como la ayuda necesaria para deambular fuera del domicilio.



Este proceso judicial ha sido defendido por el Letrado Vicente Javier Saiz Marco http://www.abogadoincapacidadpermanente.com/

 

Para acceder al texto de la Sentencia pinche aquí

 

                                     <<Caso Real nº 14                   Caso Real nº 16>>

 

Sentencia dictada por el Juzgado de lo Social de Madrid estimando demanda presentada por trabajadora, administrativa de profesión, que sufre de otitis con colesteatomatosa con afectación a ambos oídos, intervenida en varias ocasiones de timpaniplastia, recidiva de colestoatoma, hipoacusia bilateral y alteraciones de equilibrio con cuadros de vértigo con persistencia de la inestabilidad. Presenta una disfunción de ATM izquierdo tras cirugía de oído izquierdo en seguimiento por Cirugía maxilofacial por molestias con irradiación hacia temporal y musculatura cervical.

 

La demandante lleva padeciendo estas enfermedades desde hace más de 20 años, ya cronificadas y con deterioro avanzado tras numerosas intervenciones y tratamientos sin mejoría.

 

Tras la incoación de expediente de incapacidad permanente y como respuesta al informe- propuesta emitido por el EVI, la Dirección Provincial del INSS dictó resolución denegando la prestación solicitada alegando que las lesiones que padece la demandante no alcanzan un grado suficiente de disminución de su capacidad laboral para ser constitutivas de una Incapacidad Permanente.

 

Una vez agotada la vía administrativa, la compareciente interpone demanda judicial, siendo estimada la misma por el Juzgado de lo Social de Madrid. El órgano juzgador, tras analizar y valorar los informes médicos presentados, considera que la patología que presenta la demandante es de suficiente entidad e intensidad para la inhabilitación completa de la trabajadora para toda profesión u oficio, al no estar en condiciones de acometer ningún quehacer productivo.

 

Las valoraciones médicas reflejan que la demandante posee una alteración que le incapacita no solo para las tareas propias de su profesión sino para cualquier tipo de actividad laboral, tal y como lo reconoce en la propia Sentencia con la siguiente alegación “Patología que le incapacita no solo para el desempeño de las actividades propias de su profesión en concreto sino también para toda profesión u oficio aún y cuando se trate de un trabajo de carácter sedentario (de vigilancia, por ejemplo), toda vez que cualquier actividad laboral implica necesariamente unos requerimientos físicos que resultan incompatibles con la situación objetivada pese al tratamiento pautado rehabilitador son obtención de mejoría evaluable hasta la actualidad”.

 

En reiterada doctrina, el Tribunal Supremo indica que en la valoración de las cuestiones referidas al grado de invalidez han de analizarse de forma conjunta tanto los factores subjetivos como las circunstancias, de modo que más que, de incapacidades objetivamente consideradas, debe hablarse de incapacitados desde una perspectiva individualizadora para el trabajo. (Auto del Tribunal Supremo 21-1-1993 y SSTS de 11-11-1986, 9-2-1987, y 28-12-1988).

 

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid en sentencia de 13-9-2001 recogiendo la jurisprudencia del Tribunal Supremo analiza las exigencias necesarias para poder desarrollar una profesión en condiciones de rentabilidad empresarial, y por consiguiente, con la necesaria continuidad, sujeción a horarios, dedicación rendimiento y eficacia o profesionalidad exigible a un trabajador fuera de todo heroísmo o espíritu de superación excepcional por su parte y en esta línea interpretativa el Tribunal Supremo requiere para declarar la invalidez permanente absoluta que las limitaciones que generen los padecimientos impidan “las tareas que corresponde a un oficio, siquiera el más simple, de los que como actividad laboral retribuida…se dan en el seno de una actividad económica….

 

Es decir, cualquier actividad laboral implica la necesidad de asistencia diaria al lugar de trabajo, permanencia durante la jornada, en la que ha de obtenerse un rendimiento o eficacia, integrándose en la empresa y en el orden establecido con interrelación en los quehaceres con otros trabajadores y profesionales; ámbito laboral en el que difícilmente la demandante puede incardinarse para realizar una actividad con algunas o alguna de las exigencias o condiciones indicadas por la doctrina con el carácter de mínimos para dar derecho a una compensación económica. ”



Este proceso judicial ha sido defendido por el Letrado Vicente Javier Saiz Marco http://www.abogadoincapacidadpermanente.com/

 

Para acceder al texto de la Sentencia pinche aquí

 

                                <<Caso Real nº 20                    Caso Real nº 22>>

 

           QuieroAbogado en

             Redes Sociales

 Google +

Google+

  

Twitter

Twitter

   

Facebook

Facebook

   

alta-de-abogados-en-quieroabogado

Más de 200 Abogados Colaboradores

                ¡Síguenos!                      Altas limitadas a 500 letrados