urgencias-abogados

telefonos-de-abogados

presupuesto-de-abogado

alta-de-abogados-en-quieroabogado-2014Quiero Abogado

Quiero Abogado

Abogados-Consultas-Gratuita

hablar-reunir-con-abogado

Mostrando articulos por etiqueta: abogado incapacidades

 

(DISCAPNET, 20/01/2016) El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), miembro de Somos Pacientes, y la Plataforma de Organizaciones de Pacientes han firmado un convenio para, entre otros fines, la elaboración conjunta de una propuesta de ley que reconozca la cronicidad con independencia de la discapacidad.

 

Como destaca Tomás del Castillo, presidente de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, “el acuerdo firmado con el CERMI es un gran paso para que el movimiento a favor de las personas con discapacidad y el que recientemente hemos creado los pacientes con nuestra Plataforma trabajemos juntos. Muchas personas con discapacidad tienen enfermedades crónicas, por lo que hay multitud de coincidencias. Se trata de avanzar en los derechos a la salud y promulgar una ley que proteja la situación de cronicidad, que reconozca además los derechos de muchas personas con enfermedades que no tienen discapacidad”.

 

Y en este contexto, como recuerda el CERMI, “uno de los principales asuntos que la Plataforma ha puesto sobre la mesa de los partidos políticos es precisamente la elaboración de una Ley de Protección de la Situación de Cronicidad estatal, de entidad similar a las leyes de discapacidad o de dependencia ya existentes, que aporte la necesaria protección a las personas que cada día se enfrentan a una enfermedad sin expectativas de curación y el impacto que esto produce en su vida diaria”.

 

Reconocimiento mutuo

Es más; además de la elaboración de la referida propuesta de ley, el convenio también contempla entre sus objetivos el reconocimiento mutuo de la complementariedad en la representación de ambos grupos sociales, dado que la discapacidad y la enfermedad confluyen en un elevado porcentaje de personas; la elaboración, formulación y planteamiento conjunto de demandas políticas y sociales que supongan avances en materia de inclusión, bienestar y derechos para las personas con discapacidad y para los pacientes y sus familias; y el dl desarrollo conjunto de actividades tales como jornadas y congresos, así como de documentos de toma de posición.

Información sobre incapacidades laborales

Más información sobre Incapacidades


 

Vicente J Saiz Marco Abogado de Incapacidades
Por Vicente J. Saiz Marco - Abogado

 

 

Y asimismo, como concluye el CERMI, “desde nuestro Comité y la Plataforma se apoyarán y/o avalarán a documentos de toma de posición elaborados por una de las partes”.

 

Más información en la Web Oficial de Somos Pacientes.

 


 

La trabajadora padece unas lesiones que han sido objetivadas por el Equipo de valoración de Incapacidades siendo las mismas Miocardiopatía no compactada, ablación extrasistólica, Hernia discal cervical C5- C6 intervenida, Fatiga crónica, Fatiga visual y neurocognitiva, Dolor generalizado y Síndrome Seco. El padecimiento de estas patologías supone unas limitaciones orgánicas y funcionales que se reflejan en fatigabilidad fácil, necesidad de descanso desproporcionado a la actividad física realizada, junto a ciertos déficits cognitivos, no específicos, de tipo prefrontal en las pruebas neuropsicológicas.

 

La profesión habitual de la trabajadora es la de Farmacéutica.

 

Como consecuencia de estas secuelas impeditivas para realizar una actividad laboral, la demandante solicitó las prestaciones de incapacidad permanente. El INSS denegó dicha pretensión considerando que las lesiones padecidas por la trabajadora no revisten de suficiente trascendencia y gravedad como para ser constitutivas de Incapacidad Permanente. No estando de acuerdo con tal resolución, la trabajadora presentó escrito de Reclamación previa que tampoco fue estimado por el INSS. Agotada la vía administrativa, tiene lugar el inicio de la vía judicial interponiendo demanda ante los Juzgados de lo Social de Madrid.

 

Celebrado el juicio, se dicta sentencia estimando la pretensión de la trabajadora, dictaminando que esta no está en situación de realizar las funciones propias de su profesión habitual de farmacéutica al padecer una fatiga crónica que se presenta incluso con esfuerzos leves y necesidad de descanso desproporcionado a la actividad física realizada aunque esta sea escasa, también presenta déficit de atención que le impediría la correcta y segura atención de los clientes en la facturación de recetas, recepción de pedidos, colocación de medicamentos y otros productos, etc. en la farmacia.

 

El INSS presenta recurso de suplicación con la pretensión de que los magistrados estimasen a la trabajadora no afecta de incapacidad permanente.

 

La Sala del Tribunal Superior de Justicia considera que los déficit cognitivos en que repercuten sus dolencias son suficientes para colegir no le permiten desarrollar su profesión de farmacéutica con la debida eficacia y rendimiento, toda vez que precisa de un descanso desproporcionado a la actividad física realizada, aun siendo escasa, y por otra parte no está en condiciones de prestar la correcta y segura atención a los de los clientes en la facturación de recetas, recepción de pedidos, colocación de medicamentos y otros productos.

 

En definitiva, la Sala del Tribunal Superior de Justicia de Madrid confirma la Sentencia del Juzgado de lo Social que estima la pretensión de la trabajadora declarándola afecta de Incapacidad Permanente Total para su profesión habitual de farmacéutica.



Este proceso judicial ha sido defendido por el Letrado Vicente Javier Saiz Marco http://www.abogadoincapacidadpermanente.com/

 

Para acceder al texto de la Sentencia del Juzgado de lo Social pinche aquí

Para acceder al texto de la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid pinche aquí

 

 

 

                               <<Caso Real nº 11                          Caso Real nº 13>>

 

Dictada orden de embargo contra el pensionista mediante Decreto, este presenta escrito solicitando la nulidad del embargo del complemento de gran invalidez e insta que se proceda a recalcular las cantidades a embargar de acuerdo con el artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC) que dice lo siguiente:

 

 

“Artículo 607 Embargo de sueldos y pensiones:

1. Es inembargable el salario, sueldo, pensión, retribución o su equivalente, que no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional.

 

 

 

2. Los salarios, sueldos, jornales, retribuciones o pensiones que sean superiores al salario mínimo interprofesional se embargarán conforme a esta escala:

 

1.º Para la primera cuantía adicional hasta la que suponga el importe del doble del salario mínimo interprofesional, el 30 por 100.
2.º Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un tercer salario mínimo interprofesional, el 50 por 100.
3.º Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un cuarto salario mínimo interprofesional, el 60 por 100.
4.º Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un quinto salario mínimo interprofesional, el 75 por 100.
5.º Para cualquier cantidad que exceda de la anterior cuantía, el 90 por 100.

 

 

3. Si el ejecutado es beneficiario de más de una percepción, se acumularán todas ellas para deducir una sola vez la parte inembargable. Igualmente serán acumulables los salarios, sueldos y pensiones, retribuciones o equivalentes de los cónyuges cuando el régimen económico que les rija no sea el de separación de bienes y rentas de toda clase, circunstancia que habrán de acreditar al Secretario judicial.

 

 

 

El ejecutado, declarado en situación de Gran Invalidez cobra una pensión de 1.333,56 euros y un complemento de 660,10 euros.

 

 

El Juzgado de Primera Instancia de Madrid declara la validez del Decreto que ordena el embargo de la prestación de Gran Invalidez del pensionista más el complemento que percibe para sufragar la ayuda de una tercera persona. El pensionista no estando de acuerdo interpone recurso de apelación contra dicha decisión.

 

 

La Audiencia Provincial estima la pretensión del pensionista basándose en los siguientes motivos.
Según el art. 605.4ºy siguientes de la LEC, los bienes inembargables por disposición legal, en general, son alimentos, combustible y otros que resulten imprescindibles para que el ejecutado y las personas de él dependientes puedan atender con razonable dignidad a su subsistencia. Con carácter general son inembargables el salario, sueldo, pensión, retribución o su equivalente, que no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional. La legislación vigente determina que si el ejecutado es beneficiario de más de una percepción, se acumularán todas ellas para deducir una sola vez la parte inembargable. Y efectivamente, en este caso, se ha acumulado la prestación de Gran Invalidez y el complemento de la misma, restando la cuantía del salario mínimo interprofesional, privando así al pensionista de una necesidad vital y una ayuda indispensable para desarrollar su vida de una forma digna.

 

 

Además hay que tener en cuenta que el art.139 de la Ley General de Seguridad Social establece que la prestación económica correspondiente a la incapacidad permanente absoluta consistirá en una pensión vitalicia y si el trabajador fuese calificado de gran inválido, tendrá derecho a una pensión vitalicia  incrementándose su cuantía con un complemento, destinado a que el inválido pueda remunerar a la persona que le atienda. Por tanto, la cantidad que se percibe en concepto de complemento no tiene la cualidad de pensión, sino de complemento de la misma. Dicho complemento está destinado a que el inválido pueda remunerar a la persona que le atienda, esto es, a una finalidad concreta, determinada y básica; de ahí que resulte imprescindible para que el ejecutado y las personas de él dependientes  puedan atender con razonable dignidad a su subsistencia. Se trata de impedir que la ejecución forzosa destruya por completo la vida económica del pensionista y ponga en peligro su subsistencia personal y la de su familia.

 

 

En virtud de lo expuesto, los magistrados de la Audiencia Provincial de Madrid han estimado el recurso interpuesto por el pensionista, resolviendo que el complemento de la prestación de Gran Invalidez no es susceptible de embargo. 

 

 

Para acceder al texto del Auto pinche aquí

 

El demandante, auxiliar administrativo de profesión, como consecuencia de la gravedad de sus lesiones, solicitó el reconocimiento de la prestación de Gran Invalidez.

 

En 2011 el INSS resuelve declarar al trabajador afecto de Incapacidad Absoluta, derivada de enfermedad común, presentando las siguientes lesiones:

-          Retinosis pigmentaria con afectación grave de ambos ojos

-          Hipoacusia neurosensorial bilateral con escasos restos auditivos en ambos oídos, pérdida global del 100%.

 

Según el Informe Médico de Síntesis, el demandante presenta una Agudeza Visual de 0.3nm en ojo derecho y 0.05 en el izquierdo, pérdida global del 100% de audición en ambos oídos, considerando que estas lesiones y padecimientos hacen precisa la ayuda de terceras personas en la actividad de preparación de alimentos y vestuario, algunas tareas de higiene personal como afeitarse y colocación de los productos de higiene. Necesita ayuda para deambular fuera del domicilio.

 

No estando conforme con la resolución que le reconoce como beneficiario de la prestación por Incapacidad Permanente en grado de Absoluta, el demandante inicia la vía judicial interponiendo demanda contra el INSS y contra la Tesorería General de la Seguridad Social, solicitando el reconocimiento de la prestación por Gran Invalidez. Dicha demanda es desestimada y el trabajador recurre en suplicación. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid estima la pretensión del trabajador basándose en los siguientes fundamentos.

 

En primer lugar, se alude a jurisprudencia elaborada en esta materia, y más en concreto, examinando sentencias dictadas sobre ceguera total y situaciones asimilables en relación con la situación de gran invalidez y sobre la valoración o no de las circunstancias de adaptabilidad se expresa lo siguiente: “… cabe concretar como doctrina unificada que:

 

a) una persona que pueda ser considerada ciega, por estar indiscutidamente dentro de las categorías de alteración visual que dan lugar a la calificación de ceguera, bien por padecer ceguera total o bien por sufrir pérdida de la visión a ella equiparable (cuando, sin implicar una absoluta anulación de la misma, sea funcionalmente equiparables a aquella) reúne objetivamente las condiciones para calificarla en situación de gran invalidez;

 

b) aunque no hay una doctrina legal ni científico- médica indubitada que determine qué agudeza visual ha de ser valorada como ceguera, si puede afirmarse que, en general, cuando ésta es inferior a una décima en ambos ojos se viene aceptando que ello significa prácticamente una ceguera.

 

c) es claro que el invidente en tales condiciones requiere naturalmente la colaboración de una tercera persona para la realización de determinadas actividades esenciales en la vida, aunque no figure así en los hechos declarados probados de la correspondiente resolución judicial, no requiriéndose que la necesidad de ayuda sea continuada.

 

d) no debe excluir tal calificación de GI la circunstancia de quienes, a pesar de acreditar tal situación , especialmente por percibir algún tipo de estimulo luminoso, puedan en el caso personal y concreto, en base a factores perceptivos, cognitivos, ambientales, temporales u otros, haber llegado a adquirir alguna de las habilidades adaptativas necesarias para realizar alguno de los actos esenciales de la vida sin ayuda de terceros o sin necesidad de ayuda permanente, o incluso los que puedan llegar a efectuar trabajos no perjudiciales con su situación, con lo que, además, se evita cierto efecto desmotivador sobre la reinserción social y laboral de quien se halla en tal situación.”

 

En virtud de lo anterior, se estima la demanda interpuesta por el trabajador, ya que presenta una limitación severa de la visión de ambos ojos, próxima a la ceguera, y también una hipoacusia del 100% en ambos oídos, precisando la ayuda de terceras personas para vestirse, para que le preparen la comida y también para llevar a cabo algunas tareas relativas a la higiene personal, así como la ayuda necesaria para deambular fuera del domicilio.



Este proceso judicial ha sido defendido por el Letrado Vicente Javier Saiz Marco http://www.abogadoincapacidadpermanente.com/

 

Para acceder al texto de la Sentencia pinche aquí

 

                                     <<Caso Real nº 14                   Caso Real nº 16>>

En 2005 el Juzgado de lo Social de Madrid dictó sentencia reconociendo el derecho de percibir prestación de Incapacidad Permanente Absoluta (IPA) a trabajador, de profesión Peón Planteador, que padece de Enfermedad de Crohn con afectación colónica ilíaca, Glomerulometritis focal IgA hialinosis focal, Afectación articular tanto sobre articulaciones axiales como periféricas y Leucocitosis crónica. Todas estas patologías dieron lugar a la invalidez arriba citada.

 

Iniciado expediente en materia de Revisión del Grado de dicha incapacidad, en 2012 el INSS resuelve declarar al trabajador en situación de Incapacidad Permanente Total (IPT) para su profesión habitual, al haber experimentado mejoría de sus lesiones. El trabajador, al no estar conforme con dicha resolución interpuso reclamación previa, que fue desestimada, por lo que inició los trámites judiciales oponiéndose a la resolución denegatoria a través de demanda con la pretensión de mantener la prestación de Incapacidad Permanente en grado de Absoluta.

 

Examinados y valorados los informes médicos, el Juzgado de lo Social determina mantener la Calificación de Incapacidad Absoluta del demandante y estimar su pretensión, basándose en los siguientes datos:

 

-          Informe médico pericial que contiene las siguientes reflexiones médico- legales:

Diarrea crónica con sangre y moco, con una media de 10 deposiciones diarias secundario a enfermedad de Cronh pancolónica e ileal.

Incontinencia del esfínter anal

Astenia

Dolores articulares crónicos

Hipertensión arterial de difícil control

Nefropatía mesangial

Osteoporosis con fracturas vertebrales, secundarias al uso crónico de corticoides

A pesar de haberse sometido a todos los posibles tratamientos, el demandante no ha logrado una remisión de los síntomas en ningún momento. Siendo cada vez peor su situación clínica tanto digestiva, como renal y articular desde el momento del diagnóstico hasta el momento actual. No siendo esperable una mejoría si no aparecen terapéuticas nuevas.

Las enfermedades sufridas le obligan a un intenso régimen de visitas hospitalarias y la realización de diversas pruebas diagnósticas.

El estado clínico del demandante le impide la realización de cualquier actividad laboral. Dicha incapacidad viene condicionada por la intensa astenia, la incontinencia de esfínteres que le obliga al uso de pañal y a necesitar una limpieza posterior a la deposición incontrolada, a la diarrea crónica y al mal control de la tensión arterial que le obliga a la no realización de esfuerzos ni estrés emocional.

-          Este Juzgado determina mantener los mismos argumentos jurídicos que la Sentencia que reconoció la IPA al demandante en el sentido en el que el trabajador no puede realizar profesión o actividad laboral alguna, dado que su situación clínica le requiere una permanente predisposición para utilizar los aseos y constante limpieza física que le permita llevar una vida digna acorde a su patología.

 

Frente a dicha sentencia estimatoria y favorable para el trabajador, el INSS interpone recurso alegando una mejoría de la afectación articular con balance muscular y articular normal considerando que el demandante está limitado para tareas de requerimientos físicos intensos…podría ser en moderados, según informe del Servicio de Nefrología; y según el Informe del Servicio de Digestivo no hay afectación ponderal ni digestiva activa actual. Concluye afirmando que el trabajador no está incapacitado para toda profesión u oficio.

 

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid reitera doctrina jurisprudencial y manifiesta que no basta con que el cuadro clínico que dio lugar a la declaración de invalidez haya mejorado, sino también que tal mejoría sea relevante de modo que las limitaciones funcionales hayan desaparecido o sean tan mínimas que la incidencia laboral resulte muy inferior a la previa, de manera que su capacidad pase a ser mayor o plena. De esta forma, no podrá modificarse el grado de invalidez reconocido si se mantienen las mismas circunstancias que motivaron el reconocimiento inicial, debiendo acreditar la entidad gestora que la situación ha variado por mejoría.

 

En este supuesto concreto y enjuiciado resulta difícil alcanzar la conclusión de mejoría afirmada por la Entidad Gestora, en tanto que ninguna revisión fáctica se postula en su escrito.

 

En conclusión, las lesiones que el trabajador padece evidencian que tales dolencias dieron lugar a la declaración inicial de Incapacidad Permanente Absoluta y que no han desaparecido, sino que subsisten en la forma ya descrita, de manera que no puede en modo alguno hablarse de mejoría a los efectos pretendidos por el INSS, debiendo confirmar la sentencia impugnada, plenamente ajustada a derecho, desestimar el recurso interpuesto por el INSS, resolviendo mantener la calificación de Incapacidad Permanente Absoluta del trabajador.



Este proceso judicial ha sido defendido por el Letrado Vicente Javier Saiz Marco http://www.abogadoincapacidadpermanente.com/

 

Texto de Sentencia estimatoria de IPA del Juzgado de lo Social de Madrid

 

Texto de Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que desestima recurso del INSS

 

                                    <<Caso Real nº 16                          Caso Real nº 18>>

La demandante, Limpiadora de profesión, de 47 años de edad, causó baja en el año 2011 a raíz de los dolores y las limitaciones funcionales que conlleva padecer Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Trastorno Ansioso- Depresivo prolongado.

 

Tras emitir el Alta de la trabajadora, el INSS resuelve que esta no está afecta de Incapacidad permanente (IP), resolución frente a la que la demandante presenta en tiempo y forma Reclamación Previa solicitando el reconocimiento del derecho a percibir prestación por Incapacidad Permanente Absoluta para todo tipo de trabajo, o subsidiariamente Incapacidad Permanente en Grado de Total para su profesión habitual.

 

Como respuesta a la Reclamación previa presentada, el INSS deniega la petición de la trabajadora alegando que sus lesiones no alcanzan un grado suficiente de disminución de su capacidad laboral para ser constitutivas de ningún grado de IT.

 

Agotada la vía administrativa, la trabajadora interpone demanda judicial contra la citada resolución denegatoria. El Juzgado de lo Social de Madrid rechazó íntegramente la pretensión de que se le reconozca afecta de una incapacidad laboral absoluta para todo trabajo derivada de enfermedad común, absolviendo al INSS y a la Tesorería General de la Seguridad Social.

 

Frente a dicha sentencia, la trabajadora interpone recurso de suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Los magistrados toman en consideración los informes médicos aportados haciendo alusión en concreto al Informe Médico de Síntesis y a la conclusión del Médico evaluador que refleja lo siguiente en relación a las limitaciones orgánicas y funcionales: “capacidad que permite sólo actividades ligeras durante 8h”,“sintomatología psiquiátrica crónica”, “Limitación tareas esfuerzo, pudiendo realizar otras más ligeras.”

 

En base al citado diagnóstico, el TSJ de Madrid considera que la recurrente no se encuentra inhabilitada para el desempeño de toda suerte de trabajo, habida cuenta de que puede llevar a cabo tareas de orden liviano o sedentario o, si se quiere, que no requieran aportación de esfuerzos físicos intensos y mantenidos en el tiempo, presupuesto determinante del grado de incapacidad permanente postulado con carácter principal, sí está, empero, impedida para el desempeño de las labores fundamentales o, en otras palabras, esenciales de su profesión habitual de Limpiadora, que, como la propia iudex a quo reconoce, exige esfuerzos físicos, aunque no intensos, de lo que se sigue el acogimiento parcial del motivo y, con él, en parte del recurso. Como es sabido, en el campo de la Seguridad Social la valoración de esta situación protegida ha de hacerse atendiendo, sobre todo, a las limitaciones funcionales que las dolencias padecidas provoquen en el trabajador, poniendo en relación su incidencia con los requerimientos de todo orden que exija el adecuado desempeño de los cometidos propios del oficio de que se trate. Y si así hacemos, resulta que el cuadro clínico residual que la actora presenta, ciertamente crónico, le impide el ejercicio de las tareas básicas de su profesión habitual de Limpiadora, desde el mismo momento que no está capacitada para la aportación de los esfuerzos físicos que la misma requiere.



Este proceso judicial ha sido defendido por el Letrado Vicente Javier Saiz Marco http://www.abogadoincapacidadpermanente.com/

 

Para acceder al texto de la Sentencia piche aquí

 

                                    <<Caso Real nº 17                             Caso Real nº 19>>

 

El TSJM ratifica la Sentencia dictada por el Juzgado de lo Social de Madrid, considerando que las secuelas que aquejan a la solicitante son de grado y entidad suficiente, estimándolas consecuentemente invalidantes para el desarrollo de cualquier oficio o profesión.

 

 

La paciente ha estado de baja por incapacidad temporal en diferentes periodos. Después del último se incoa expediente de incapacidad permanente, se emite Informe Médico de Síntesis, tras el cual el EVI pronuncia su valoración a través del Dictamen Propuesta denegando la prestación por no alcanzar las lesiones que presenta el grado de menoscabo suficiente para ser constitutivos de incapacidad permanente.

 

Los informes médicos reflejan que la compareciente se encuentra en una complicada situación clínica que se describe a continuación. La trabajadora presenta un Episodio Depresivo Mayor, estando en tratamiento farmacológico y psicoterapéutico desde principios de 2009. No se advierten alteraciones en pensamiento, lenguaje, sensopercepción ni capacidad de juicio. En la exploración destaca hipotimia moderada con energía, apatía anhedonia importante, irritabilidad marcada y sentimientos de culpa y minusvalía que interfieren de forma importante en el funcionamiento global de la paciente. El informe psicológico refleja deterioro cognitivo con grave disminución de habilidades intelectuales estando en un nivel muy bajo inferior sugiriendo los resultados la presencia de dificultades en el rendimiento de funciones cognitivas como atención, concentración, memoria. Además, el cuadro clínico de la trabajadora refiere Condromalacia rotuliana bilateral, bursitis intraarticular suprarotuliana, Espondiloartrosis lumbar con discopatia degenerativa de L3- S1, Espondilosis cervical con protusión discal C5-C6 que impronta levemente la médula, y Fibromialgia.

 

Ante la denegación de conceder la prestación solicitada, y agotada la vía administrativa, la demandante inicia procedimiento judicial. El Juzgado de lo Social de Madrid estima la pretensión de la trabajadora dictando sentencia reconociéndole el derecho de ser beneficiaria de la prestación por incapacidad permanente absoluta.

Información sobre incapacidades laborales

Más información sobre Incapacidades


 

Vicente J Saiz Marco Abogado de Incapacidades
Por Vicente J. Saiz Marco - Abogado

 

 

El INSS recurre dicha sentencia en suplicación. El fallo del TSJM es claro y contundente basándose en los siguientes motivos “consideramos que el estado de la actora constituye la situación definida en el 137,5 de la Ley General de la Seguridad Social, ya que el cuadro clínico que le aqueja y, en especial, los déficits funcionales que le acarrea le impide desempeñar cualquier profesión con la continuidad, eficiencia y rendimiento exigidos y exigibles en el mercado laboral; ya que si a la patología vertebral que le impide la bipedestación muy prolongada y que supone aunque leve un compromiso medular, así como la realización de labores de carga, le añadimos la depresión mayor padecida que aunque ha supuesto una leve mejoría en la clínica ansiosa, con remisión parcial de algunos síntomas, existe un importante deterioro de la funcionalidad global, con un deterioro cognitivo grave, disminución de las habilidades intelectuales, dificultades en la atención, concentración y memoria, concluimos, como decíamos que es tributaria de incapacidad permanente absoluta.” 



Este proceso judicial ha sido defendido por el Letrado Vicente Javier Saiz Marco http://www.abogadoincapacidadpermanente.com/


                                    

                                                   <<Caso Real nº 18                            Caso Real nº 20>>

 

Sentencia de 12 de mayo de 2014, dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid que ratifca la Sentencia dictada por el Juzgado de lo Social

 

 Descargar Documento en PDF.


 

El demandante padece síndrome post- acromioplastia derecho después de ser intervenido en dos ocasiones por rotura de manguito de rotadores.

 

Los facultativos médicos determinan que el paciente está incapacitado para cargar más de tres kilos de peso ya que existe alta probabilidad de nuevas roturas.

 

El demandante fue reincorporado al trabajo aún estando con el brazo izquierdo en cabestrillo, recomendándose no coger peso con el brazo derecho con la previsión de quitarle el cabestrillo en 3 semanas. No por ello, una vez dado de alta, el trabajador podrá realizar su labor sin dificultad.

 

La profesión habitual del demandante es la de mozo de carga y descarga en almacén, que consiste principalmente en cargar, descargar, trasladar y colocar mercancías o material de un lugar a otro. Dadas las lesiones presentes, está impedido para llevar a cabo las tareas inherentes a su profesión con la eficacia y diligencia exigibles, y sin que ello suponga un esfuerzo desproporcionado para él, ni que suponga un peligro real e inminente de nuevos traumas.

 

La situación descrita da lugar a la incoación de expediente de incapacidad permanente y tras el dictamen del EVI, por Resolución del INSS, se deniega la prestación solicitada. Contra dicha resolución se interpone reclamación previa que es desestimada.

 

 

El demandante inicia procedimiento en vía judicial interponiendo una demanda contra el INSS y la Tesorería General de la Seguridad Social, que fue desestimada. En respuesta a tal desestimación, el afectado interpone recurso de suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJ).

 

El TSJ se basa en los siguientes fundamentos para estimar la demanda interpuesta por el demandante a los que cito textualmente “Ya por el 193 c) de la LRJS se denuncia la infracción del art. 137.4 de la LGSS, por entender que su cuadro patológico es constitutivo de una situación de I.T.P. para su profesión habitual de mozo carretillero y, el motivo debe estimarse pues estando el actor incapacitado para cargar más de 3 kilos de peso por “una alta probabilidad de producirse una nueva rotura” tal exigencia de carga es insoslayable en su cometido profesional y, habiendo sufrido ya dos intervenciones por rotura de manguito de rotadores, carece de sentido jurídico someter al actor a través de la denegación de la prestación de invalidez a una nueva intervención.



Este proceso judicial ha sido defendido por el Letrado Vicente Javier Saiz Marco http://www.abogadoincapacidadpermanente.com/

 

Se accede al texto de la Sentencia pinchando aquí

 

 

                                  <<Caso Real nº 21                       Caso Real nº 23>>

 

           QuieroAbogado en

             Redes Sociales

 Google +

Google+

  

Twitter

Twitter

   

Facebook

Facebook

   

alta-de-abogados-en-quieroabogado

Más de 200 Abogados Colaboradores

                ¡Síguenos!                      Altas limitadas a 500 letrados