urgencias-abogados

telefonos-de-abogados

presupuesto-de-abogado

alta-de-abogados-en-quieroabogado-2014Quiero Abogado

Quiero Abogado

Abogados-Consultas-Gratuita

hablar-reunir-con-abogado

Sentencia de la Sala Primera del Tribunal Supremo, 3502/2012, de 24 de Mayo, en la que se aprecia que el Convenio Regulador y sus efectos no deben reinterpretarse en contra de los actos propios

Sentencia de la Sala Primera del Tribunal Supremo, 3502/2012, de 24 de Mayo, en la que se aprecia que el Convenio Regulador y sus efectos no deben reinterpretarse en contra de los actos propios

 

La Sentencia que analizamos es interesante puesto que, otorgando un papel especial y trascendental al Convenio Regulador que determina la separación, tiene en cuenta los actos propios de los excónyuges, puesto que el Convenio Regulador establecía que, en aras de compensar desajustes económicos, se vendiera la vivienda familiar, quedándose con el importe la esposa (además del uso familiar que al piso se le esté dando). Como, finalmente, la esposa no realizo dicha venta, la Audiencia Provincial entendió que ese no fue el deseo de la esposa, por lo que, una vez que esta hubiera fallecido, se podría solicitar una extinción de condominio, como así reclamó el otro cónyuge, no pudiendose admitir que fuera ahora cuando se produjera la venta de la vivenda, como asi reclamaban  los hijos legitimarios. 

 

El alto tribunal, por tanto, ratificó la argumentación de la Audiencia Provincial que esgrimía que :

 

"[...] el convenio regulador tiene plena naturaleza de negocio jurídico siendo reconocido por numerosas sentencias del Tribunal Supremo como un negocio jurídico del derecho de familia reconociéndose la autonomía privada plena de los cónyuges en relación a la disposición de su patrimonio" ; (b) deben aplicarse las normas sobre interpretación de los contratos; (c) en la cláusula que se ha trascrito y que supone la liquidación de la sociedad ganancial, no se ha adjudicado el bien a la esposa, ni se produce un reconocimiento de crédito. "De hecho lo que dice la cláusula es otra cosa, es sencillamente que la mujer y sus hijos quedan en posesión de la vivienda por haber sido hogar conyugal, y para la disolución y liquidación del haber conyugal se comprometen los esposos a poner a la venta, conjuntamente, el referido bien estableciendo cuales serían entonces las cuotas a percibir cada uno, lo que desde luego excluye esa supuesta atribución única de la propiedad del bien a uno de los cónyuges" ; (d) solo se comprometieron a poner a la venta el piso; (e) "[...]no habiéndose procedido a la venta del piso es obvio que la esposa o bien no sufrió  desequilibrio económico o se veía compensada con la posesión que ostentaba de la vivienda, por lo que no instó en forma alguna la liquidación de los gananciales en virtud de dicha cláusula poniendo en venta la vivienda" , y (f) actualmente existe una comunidad postganancial, concurrente con una comunidad hereditaria formada por los herederos de la esposa, por lo que "[...] nada impide seguir el ejercicio de la acción de división de la cosa común, al liquidar la sociedad de gananciales, cuando la comunidad formada tiene su propia y plena aplicación [...]"

 

Entiende el Tribunal Supremo que si los cónyuges acordaron la venta en el Convenior Regulador pero posteriormente no se acordó la misma fue porque la esposa entendía que no se había producido ese desequilibrio económico que funadamentaba ese  acuerdo, por lo que no procede que los hijos insten su venta con posterioridad y que  sí se acepte la extinción de condominio solicitada por el padre.

 

A lo anterior debemos añadir el Fundamento de Derecho Cuarto que establece que:

 

"El motivo incluye de nuevo en petición de principio, que se traduce en hacer supuesto de la cuestión. Nunca se ha probado la concurrencia de desequilibrio generador de pensión compensatoria, ni tampoco se ha pedido por parte de la esposa, hipotética acreedora, una modificación de medidas que le permitiera demostrar el desequilibrio."

 

Por tanto, y concluyendo, el Tribunal Supremo no entiende que deba venderse la vivienda en cumplimiento del Convenio Regulador, ya que de los actos propios y de la propia situación económica de los cónyuges se desprende que no fue esa la decisión de estos, dejando expédita la vía de la extinción de condominio, como finalmente se entiende. 

 

Acceso al texto íntegro la Sentencia del Tribunal de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo nº 319/2012, de 24 de Mayo.


 

Si no se visualiza el Documento, pulsar aqui.

 


Pedro Tabárez López - Telf. 91.530.96.95

Pedro Tabárez López - Telf. 91.530.96.95

Experto en Liquidación de la Sociedad de Gananciales

Ver Perfil Profesional

Estás Aquí: Derecho Civil Sentencia de la Sala Primera del Tribunal Supremo, 3502/2012, de 24 de Mayo, en la que se aprecia que el Convenio Regulador y sus efectos no deben reinterpretarse en contra de los actos propios

 

           QuieroAbogado en

             Redes Sociales

 Google +

Google+

  

Twitter

Twitter

   

Facebook

Facebook

   

alta-de-abogados-en-quieroabogado

Más de 200 Abogados Colaboradores

                ¡Síguenos!                      Altas limitadas a 500 letrados