Abogado Experto en procesos de Incapacidad Laboral

Abogado colegiado nº 59.795 y 3.798, Colegio de Abogados de Madrid y de Alcala de Henares
Sentencia de Incapacidad Permanente Absoluta por secuelas de Síndrome de Guillain-Barre
El INSS inicia expediente de revisión de grado y resuelve reconocer IP Total por apreciar mejoria

En el presente caso, la trabajadora presenta secuelas por Síndrome de  Guillain-Barre (polineuropatia sensitivo-motora de tipo mixto). Esta patología produce a la paciente dolor neuropático distal en manos y pies. Además, asocia trastorno adaptativo mixto.
 

En base a este cuadro clínico, en 2014 el INSS reconoce las prestaciones por Incapacidad Permanente Absoluta. Un año después, la Entidad Gestora inicia expediente de revisión y determina que el cuadro clínico de la trabajadora ha mejorado, por lo que, resuelve modificar el grado reconociendo un grado inferior, el de Incapacidad Permanente Total.
 

La trabajadora disconforme con la resolución dictada por el INSS, presenta escrito de reclamación previa aportando informes  actuales en los que consta que sigue padeciendo las mismas limitaciones que al tiempo del reconocimiento de la incapacidad permanente en grado de absoluta. Los facultativos que tratan a la trabajadora indican que no presenta cambios en la evolución, persistiendo dolor neuropático mal controlado en manos y pies, estando en seguimiento en la Unidad del Dolor. Añaden los especialistas que persiste torpeza en manos y pies, precisando ayuda para manipular objetos con las manos y dificultad en la bipedestación por inestabilidad.

Pese a ello, la entidad gestora emite resolución desestimatoria y la trabajadora interpone demanda ante los Juzgados de lo Social solicitando que se declare afecta de incapacidad permanente absoluta al no haberse producido evolución favorable de sus secuelas.
 

El Juzgador de instancia indica que procede la integra estimación de la demanda con fundamento en que la revisión de grado fundada en la causa de pedir consistente en la concurrencia de mejoría de las secuelas requiere, como ha señalado la doctrina de manera pacífica, la comparación de los cuadros de secuelas histórico y actual para de ahí poder concluir si concurre o no la expresada agravación. La tarea técnica ha de completarse con la valoración de si esa mejoría es suficiente para poder producir el salto de grado. Pues bien, continua dictaminando la sentencia, de la comparación de ambos cuadros, el que determinó la calificación de la actora como incapaz permanente absoluta, y el actual, en que se funda la revisión con encuadramiento en el grado de total no se infiere tal mejoría ya que ambos cuadros contienen los mismos padecimientos.  Incluso desde el punto de vista gramatical puede afirmarse que ambos cuadros contienen sustancialmente los mismos padecimientos. De donde infiere la inexistencia de causa o la absoluta falta de motivación de la resolución objeto de este procedimiento que no puede ser subsanada judicialmente.
 

En definitiva, ha quedado probado que la trabajadora sigue presentando las mismas limitaciones que al tiempo del reconocimiento inicial de la incapacidad permanente absoluta, por lo que la sentencia deja sin efecto la resolución de revisión de grado, manteniendo las prestaciones por incapacidad para todo tipo de trabajo.
 

Este proceso judicial ha sido defendido por el Letrado Vicente Javier Saiz Marco - http://www.abogadoincapacidadpermanente.com/


Documentos adjuntos









Blog - Artículos Legales