Mostrando articulos por etiqueta: especial relevancia de la opinión del menor

Custodia Compartida. Para establecerla, la opinión del menor debe ser tenida muy en cuenta en supuestos en que concurra suficiente edad y madurez. Interés del menor


CUSTODIA COMPARTIDA. PARA ESTABLECERLA, LA OPINION DEL MENOR DEBE SER TENIDA MUY EN CUENTA, EN SUPUESTOS EN QUE CONCURRA SUFICIENTE EDAD Y MADUREZ. AUNQUE NO SE TRATE DE UN CRITERIO QUE PREDETERMINE LA RESOLUCION JUDICIAL, SI HA DE CONCEDERSELE ESPECIAL RELEVANCIA CUANDO NO CONCURREN OTROS DATOS QUE HAGAN PENSAR QUE LA COMPARTIDA LLEVARÁ CONSIGO ALGUN EFECTO NEGATIVO PARA DICHO MENOR. INTERES DEL MENOR Y REITERACION DE DOCTRINA JURISPRUDENCIAL

 

El presente supuesto parte de los siguientes antecedentes. En un procedimiento de divorcio el padre solicita la guarda y custodia de los hijos menores de edad, y subsidiariamente la custodia compartida. Interesa pensión de alimentos con cargo a la madre, y para el caso de que se acordara la custodia compartida solicita que cada progenitor abone los gastos que se produzcan en la vida ordinaria de los menores durante el tiempo que pasen con cada uno de ellos, y el resto de los gastos de educación, extraescolares y demás extraordinarios, se abonen por mitad y a partes iguales.

 

La madre solicita la custodia exclusiva del menor de edad, así como el resto de medidas habituales en este tipo de procedimientos. Señalar que en el trámite de contestación a la demanda uno de los hijo (concretamente la hija) alcanzó la mayoría de edad, si bien continuaba siendo dependiente económicamente de los padres.

 

El Juzgado de 1ª Instancia (Juzgado de 1ª Instancia nº 1 de Almendralejo), dicta Sentencia por la que se acuerda el régimen de custodia compartida del menor de edad. El reparto del tiempo de custodia será semanal. Cada progenitor satisfará directamente los alimentos del menor en su propio domicilio, y el resto de los gastos de educación, extraescolares y demás extraordinarios, se abonarán por mitad y a partes iguales. Puesto que la hija mayor de edad ha decidido residir en compañía del padre, y la misma es económicamente dependiente, se fija una determinada pensión de alimentos en su favor, con cargo a la madre.

 

La madre recurre en apelación, siendo estimada la misma por la Audiencia Provincial (Sección 3ª de la Audiencia de Badajoz), estableciendo la atribución en exclusiva la guarda y custodia del menor a favor de la madre, tal cual se había ya establecido en un previo procedimiento de separación seguido entre los padres.

 

El padre interpone Recurso de casación contra la Sentencia de la Audiencia, alegando en esencia infracción del artículo 92.6 y 8 del Código Civil, así como existencia de interés casacional por oposición a jurisprudencia del Tribunal Supremo, todas ellas relativas a la guarda y custodia compartida, y a los criterios a tener en cuenta para su establecimiento. Se denuncia infracción de la jurisprudencia sobre la prevalencia del interés del menor como principio inspirador para el acuerdo de custodia compartida.

 

El Ministerio Fiscal presenta escrito solicitando la estimación del recurso, y la fijación de un régimen de custodia compartida.

 

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo en Sentencia de 11 de febrero de 2.016, (Ponente Sr. Salas Carceller), resuelve la cuestión, y así el motivo se estima.

 

Señala el Tribunal Supremo que el Juzgado de 1ª Instancia razonó que para establecer un régimen de guarda, la opinión del menor debe ser tenida muy en cuenta, no solo por su edad (en aquel entonces 14 años), sino por su madurez y lo expresado por el mismo en la exploración judicial, en la que manifestó de forma clara y sin ambages su voluntad de vivir más tiempo con su padre, e incluso de vivir con él, lo que le permitiría estar más tiempo con su hermana, mayor de edad, que ya vivía con el padre. El Juzgado añade que además no existe mala relación entre los padres, y no hay nada que indique que el padre no está capacitado para el cuidado del menor, por lo que se adopta el régimen de custodia compartida.

 

La Audiencia Provincial revocó la Sentencia de instancia, estableciendo la custodia del menor a favor de la madre (tal cual se había establecido en un previo procedimiento de separación entre las partes), indicando que aunque el menor había manifestado que prefería vivir con su padre, ello está más bien relacionado con la comodidad que le supone la circunstancia de que el domicilio en que reside el padre está situado en el centro de la ciudad, lo que le daría más facilidades de estudio y de ocio, a lo que se añade que los padres no mantienen buena relación, sino que se limitan a la mínima e indispensable comunicación para que lo dispuesto en la previa sentencia de separación, se lleve a cabo sin demasiados conflictos.

 

El padre alega en su recurso que el menor ha expresado de forma clara su interés de vivir con él, a lo que se añade que el padre reside en el casco urbano de Almendralejo, mientras que la madre reside a unos kilómetros de la ciudad, dándose la circunstancia de que el menor acude todos los días a un centro educativo que se encuentra justo enfrente del domicilio del padre, y de ahí que la madre tenga que recogerlo todos los días cuando termina la clase, y cuando acude al centro de la ciudad para salir con sus amigos. Añade el padre que ya es suficiente alteración el que la sentencia de separación inicial se dictara en el año 2.006, y la custodia compartida de solicite en el 2.013, puesto que cabe entender que el interés del menor ya no es el mismo.

 

El Tribunal Supremo vuelve a invocar la Sentencia de 29 de abril de 2.013, (reiterada por las posteriores Sentencias de 19 de julio de 2.013, 25 de noviembre de 2.013, 25 de abril de 2.014 y 20 de enero de 2.016), en el sentido de que “la interpretación de los artículos 92, 5 , 6 y 7 CC debe estar fundada en el interés de los menores que van a quedar afectados por la medida que se deba tomar, que se acordará cuando concurran criterios tales como la práctica anterior de los progenitores en sus relaciones con el menor y sus aptitudes personales; los deseos manifestados por los menores competentes; el número de hijos; el cumplimiento por parte de los progenitores de sus deberes en relación con los hijos y el respeto mutuo en sus relaciones personales; el resultado de los informes exigidos legalmente, y, en definitiva, cualquier otro que permita a los menores una vida adecuada, aunque en la práctica pueda ser más compleja que la que se lleva a cabo cuando los progenitores conviven. Señalando que la redacción del artículo 92 no permite concluir que se trate de una medida excepcional, sino que al contrario, habrá de considerarse normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible y en tanto en cuanto lo sea”.

 

Se recuerda asimismo que ya la Sentencia de 19 de julio de 2.013, señalaba que se prima el interés del menor, y ese interés (que ni el artículo 92 del CC, ni el artículo 9 de la LO 1/96, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, definen ni determinan), “exige sin duda un compromiso mayor y una colaboración de sus progenitores tendente a que este tipo de situaciones se resuelvan en un marco de normalidad familiar que saque de la rutina una relación simplemente protocolaria del padre no custodio con sus hijos que, sin la expresa colaboración del otro, termine por desincentivarla tanto desde la relación del no custodio con sus hijos, como de estos con aquel”. (SSTS 19-7-13, 2-7-14, 9-9-15).

 

A la vista de esta doctrina jurisprudencial, se concluye que es claro el interés del menor en el sentido de que se adopte el sistema de custodia compartida, pues así le conviene por razones de localización, lo que hay que tener en cuenta pues aunque no se trate de un criterio que predetermine la resolución judicial, si ha de concedérsele especial relevancia cuando no concurren otros datos que hagan pensar que la custodia compartida llevará consigo algún efecto negativo para dicho menor.

 

En consecuencia se estima el Recurso de Casación, se casa la Sentencia de la Audiencia, se acuerda el sistema de guarda y custodia compartida tal cual lo fijó el Juzgado de 1ª Instancia, y se reitera la doctrina jurisprudencial citada anteriormente.



Sentencia Tribunal Supremo sobre la opinión del menor  

 

 Si no se visualiza el Documento, pulsar aqui.


Estás Aquí: Derecho Civil Desahucio Exprés Mostrando articulos por etiqueta: especial relevancia de la opinión del menor

 

           QuieroAbogado en

             Redes Sociales

 Google +

Google+

  

Twitter

Twitter

   

Facebook

Facebook

   

alta-de-abogados-en-quieroabogado

Más de 200 Abogados Colaboradores

                ¡Síguenos!                      Altas limitadas a 500 letrados